sábado, 3 de octubre de 2009

FRIEDRICH von AMERLING


The Young Eastern Woman, Friedrich Amerling, cleveland museum of art


Amalie Klein, née von Henikstein, 1834, Galerie du Belvédère Vienne
Amerling,_Friedrich_von_-_Countess_Nákó_(1855)

der_fischerknabe
Friedrich_von_Amerling_-_Barbara_Gräfin_von_Castiglione,_1858


Die Lautenspielerin

1838


Amerling_Friedrich_Von_The_Oriental

Friedrich von Amerling: Knabenbildnis (Eduard Edler von Mosel), 1830
Portrait of Marie Paterno, née Nemetschke, the fourth and last wife of Amerling
Porträt der Prinzessin Karoline von Liechtenstein (1836-1885) im Alter von eineinhalb Jahren
Porträt der Prinzessin Marie Franziska von Liechtenstein (1834-1909) im Alter von zwei Jahren
Ölskizze zum Porträt des späteren Fürsten Johann II. von Liechtenstein (1840-1929) auf einem Schimmelpony
In Träumen versunken
Mädchenbildnis
Mädchen mit Strohhut
: Bildnis der Elise Kreuzberger

wikipedia
Friedrich von Amerling (Viena, 1803 -1887) fue un pintor austríaco en la corte del rey Francisco José I y está considerado junto a Ferdinand Georg Waldmüller como uno de los más destacados especialistas en retrato del siglo XIX.
Nació el 14 de abril de 1803 en Viena, hijo del joyero y orfebre Franz Amerling y de Theresia Kargl. Desde 1815 a 1824 estudió en la academia de las artes en Viena, antes de viajar a Praga donde estuvo estudiando en su Academia hasta 1826. Durante 1827 y 1828 estuvo residiendo en Londres, donde recibió influencias del pintor de retratos Sir Thomas Lawrence. En otros viajes estuvo en París, donde estudió con Horace Vernet y en Roma. Tras su regreso a Viena, desde 1828 estuvo trabajando para la corte austríaca, la aristocracia y clase media. En 1829 recibió el premio Reichel de la academia en Viena.

Empleó mucho tiempo viajando, así en 1836 y 1838 estuvo en Italia, en 1838 en los Países Bajos, en 1839 en Munich, entre 1840-43 en Roma, en 1882 en España, en 1883 en Inglaterra, en 1884 en Grecia, en 1885 en Escandinavia hasta el Cabo Norte y en 1886 en Egipto y Palestina. Se casó cuatro veces y estuvo casado con Antonie Kaltenthaler desde 1832 hasta su muerte en 1843, entre 1844-45 con Katharina Heissler (que terminó en divorcio); desde 1857 hasta su muerte en 1880 con Emilie Heinrich, y por último con Maria Nemetschke desde 1881 hasta su muerte.

En 1878 se le concedió el título de caballero con lo que su nombre se convirtió en Friedrich Ritter von Amerling. En 1858 adquirió el castillo Gumpendorf en Viena y lo amuebló y decoró con valiosos tesoros artísticos. El edificio fue conocido como Amerlingschloessl en la lengua vernácula. En 1879 recibió la medalla de la Orden de la Corona de Hierro.

Tras su muerte el 14 de enero de 1887 continuó recibiendo el reconocimiento social, así una calle de Viena fue designada como Amerlingstrasse en honor a su nombre. Fue enterrado en el cementerio central de Viena, donde existe un monumento funerario conmemorativo diseñado por Johannes Benk. En 1902 el mismo artista le dedicó un monumento en el parque de la ciudad de Viena. En 1948 se emitió un sello en su honar al cumplirse el sesenta aniversario de su muerte y en marzo de 2008 aparece en otro sello un retrato que hizo a la princesa María Francisca de Leichestein.

Creó más de mil obras, en su mayoría retratos. Fue el retratista más popular entre la alta aristocracia y la clase media acomodada del período Biedermeier. El punto culminante de su obra se sitúa entre los años 1830 a 1850. Su estilo tiene puntos de similitud con la de Ingres al combinar la claridad de líneas con una rica coloración.

Gran parte de su trabajo se expuso en Viena en 2003. La mayor parte de su trabajo sigue encontrándose en Austria, buena parte puede contemplarse en los museos Leichestein y Kunsthistorisches de Viena. Algunas de sus obras se muestran a continuación.




commons.wikimedia.org/wiki/File:Friedrich_von...

2 comentarios:

carmencmbejar dijo...

Un pintor muy tierno. Me ha encantado el retrato del pequeñín dormido, con su cara mofletuda, en un sueño que irradia paz y felicidad. Me da la impresión de oír su respiración pausada y apenas audible.

Besos y feliz domingo

isthar dijo...

Querida Carmen, estoy deslumbrada con todas éstas pinturas y en efecto la que tu mencionas es un encanto,qué arte, como me gustaría poseerlo pero me conforma contemplar tanta belleza.
Un gran abrazo
besos Isthar