jueves, 29 de septiembre de 2011

GIAN LORENZO BERNINI***escultura barroca

Apolo y Dafne es una estatua realizada por  Bernini entre los años 1621 y 1624. Pertenece al estilo Barroco.
Se trata de una escultura a tamaño real de mármol, expuesta en la Galleria Borghese en Roma.  Representa el mito de Dafne.


 columnata de San Pedro
Alejanro VII trato la configuracion de la plaza , eligiendo en 1656 a Bernini como arquitecto 
La Fuente de Trevi es el punto terminal del antiguo acueducto "Acqua Vergine" (Aqua Virgo, en Latín), mandado construir por Marco Vipsanio Agrippa. El aspecto actual se debe a Nicola Salvi, entre 1732 y 1751, quizás utilizando el proyecto y concepción de Gian Lorenzo Bernini.



 Fuente de Trevi

 La fuente está situada en el cruce de tres calles (tre-vie), marcando el punto final del Aqua Virgo (en italiano Acqua Vergine), uno de los antiguos acueductos que suministraban agua a Roma



San Longinos

Esta obra fue iniciada en 1629 y finalizada en 1638, tratándose de una figura colosal de más de tres metros.
En ella se puede percibir por primera vez la plenitud del estilo barroco, tratándose de una obra extrovertida, vehemente y conmovedora, buscando mover a la devoción. Así se formula según los principios del Concilio de Trento de verosimilitud, pudor y emotividad.
Longino se nos muestra consternado al descubrir que Jesús era realmente el Hijo de Dios. La figura abre sus brazos violentamente, creando un eje que es cerrado por la lanza y que conforma así un diagrama de fuerzas trapezoidal. El rostro es de una gran expresividad y los pliegues de las ropas se encuentran arremolinados de manera arbitraria, como arrebatadas por el soplo divino, ocultando la anatomía de la figura y creando un juego de claroscuro.

La escultura de la Fuente de los Cuatro Ríos, se encuentra en la Piazza Navona de Roma (Italia) y fue ideada y tallada por el escultor y pintor Gian Lorenzo Bernini en 1651 bajo el papado de Inocencio X, en plena época barroca, durante el periodo más prolífico del genial artista y cerca de la que en otro tiempo fue la Chiesa di San Giacomo de gli Spagnoli
La fuente se compone de una base formada de una gran piscina elíptica, coronada en su centro de una gran mole de mármol, sobre la cual se eleva un obelisco egipcio de época romana, el obelisco de Domiciano.
Las estatuas que componen la fuente, tienen unas dimensiones mayores que en la realidad y son alegorías de los cuatro ríos principales de La Tierra (Nilo, Ganges, Danubio, Río de la Plata), cada uno de ellos en uno de los continentes conocidos en la época. En la fuente cada uno de estos ríos está representado por un gigante de mármol.
*

bernini-fuente-de-los-cuatro-rios La fuente se compone de una base formada de una gran piscina elíptica,  en su centro  las estatuas de mármol, sobre la cual se eleva un obelisco egipcio de Domiciano.  época romana.




 Extasis de Santa Teresa
Representa a Santa Teresa de Jesús, escritora mística y reformadora de la sociedad religiosa, que fue beatificada en el año 1614 por Paulo V (canonizada en 1622).
La capilla es una explosión de mármol de color, metal y detalles. Filtros de luz a través de una ventana por encima de santa teresa, subrayados por rayos dorados. La cúpula tiene frescos con un cielo de trampantojo, lleno de querubines, con la luz descendente del Espíritu Santo representado en forma de paloma. En las paredes laterales, hay relieves a tamaño real de la familia Cornaro.
Las dos figuras principales que centran la atención derivan de un episodio descrito por santa Teresa de Ávila en uno de sus escritos, en el que la santa cuenta cómo un ángel le atraviesa el corazón con un dardo de oro. La escena recoge el momento en el que el ángel saca la flecha, y la expresión del rostro muestra los sentimientos de Santa Teresa, mezcla de dolor y placer.


 estatua ecuestre de constantino
Esta se trata de una obra espectacular, estando realizada en bulto redondo y concebida como un relieve. En ella se realiza un sabio uso de la luz, que se usa aquí como elemento de revelación, bañando la imagen desde el Cielo. El cortinaje de damasco del fondo también subraya el movimiento que el caballo aporta a la vista


Louis XIV**
Este retrato de Luis XIV fue realizado por Bernini durante su visita a Francia.
En estos retratos Bernini gusta de representar la moda de la época, mostrándonos las grandes pelucas utilizadas. Los abundantes pliegues dan dinamismo a la figura y generan una difuminación de carácter pictórico.
El gesto es altanero y lleno de dignidad, inherente a su importante posición como monarca, y sus rasgos muestran un sentimiento de distanciamiento e imperturbabilidad.



La Verdad es una escultura realizada por Bernini en 1645. Su idea original, atestiguada por bocetos iniciales, era realizar una escultura con el tema La Verdad descubierta por el Tiempo donde este último, en forma de un torbellino, desnudaba violentamente a la primera. Finalmente, quedó la imagen de la Verdad desnudada con violencia pero no la representación del Tiempo. Además incluye una especie de sol que la Verdad sostiene entre sus manos y que simbolizaría la verdad que es descubierta.



El David esta realizada por Lorenzo Bernini entre 1623 y 1624. Tiene tamaño real y está ejecutada en mármol.  Forma parte de la colección de su principal mecenas, el Cardenal Scipione Borghese,  se expone en la Galleria Borghese.   El  futuro rey David, uno de los personajes del Antiguo Testamento, en la escena en que derrota al gigante Goliat lanzando una piedra con una honda


La Cabra Amaltea es una escultura barroca de Gian Lorenzo Bernini. Bajo el patrocinio del cardenal Borghese, sobrino del papa Pablo V, sus primeras obras eran piezas para decorar los jardines del cardenal.
El mito de la cabra Amaltea es una leyenda heredada de la mitología griega y, posteriormente adaptada por los romanos, que dicen que Amaltea es la cabra que alimentó con su leche a Júpiter, el dios Zeus en la mitología griega como un niño y que jugando con ella, el pequeño dios había roto uno de sus cuernos. En agradecimiento al cuidado desinteresado que tuvo con él, Júpiter transformó este cuerno en cornucopia, que es el cuerno de la abundancia, como un símbolo asignado a la mayoría de personificaciones romanas, el cual es visible en los reversos de las monedas.
El signo zodiacal de Capricornio también se asocia con el mito griego de la cabra Amaltea. Zeus la subió al cielo para honrarla. Capricornio también se asocia a Saturno y al dios Aristeo


El rapto de Proserpina es un escultura realizada por Gian Lorenzo Bernini entre los años 1621 y 1622 perteneciente, por lo tanto, al Barroco.
Fue encargada por Scipione Borghese, que se la cedió al Cardenal Ludovico Ludovisi en 1622, quien la llevó a su villa. Permaneció allí hasta 1908, cuando el Estado italiano la adquirió y la devolvió a la Galleria Borghese.
Es una gran estatua de mármol, perteneciente a un grupo escultórico ejecutado por el artista. Representa a Proserpina (Perséfone en la mitología griega) siendo raptada por Plutón (Hades en la mitología griega), soberano de los infiernos.
La posición, un contraposto retorcido, es una reminiscencia del Manierismo, y permite una observación simultánea del rapto (según se mira desde la izquierda) con Plutón tratando de mantener a Proserpina sujeta; de la llegada al Hades (mirando de frente, parece llevar en brazos a su víctima); y de la petición de Proserpina a su madre de regresar durante seis meses a la Tierra (si contemplamos desde la derecha, con las lágrimas de la mujer, el viento sobre su pelo y el Can Cerbero ladrando).
Es notable la representación de los detalles: Proserpina empuja la cabeza de Plutón estirando su piel, y los dedos de este aprietan cruelmente la carne de Proserpina tratando de inmovilizarla.



 

Castelo de Sant'Angelo, estatuas de Bernini

foto sacada en 2011

Retire la imagen de la Pieta, que en realidad es de Miguel Angel.disculpas por el error.




Angel de Bernini (Pte Sto Angelo)


Bernini_Neptuno


En una capilla lateral de la pequeña iglesia romana de San Francisco a Ripa se encuentra el sepulcro de la Beata Albertoni, realizado por Bernini entre 1671 y 1674.
La santa es representada en el momento de su muerte, recostada y en éxtasis, expresando al mismo tiempo el sufrimiento humano y el gozo espiritual. Al igual que en la Capilla Cornaro, la luz procede de una claraboya superior, destacando el rostro de la beata.




Castelo de Sant'Angelo, en la parte superior  el angel


 El Angel
Después, el nombre del castillo viene de una leyenda. Desde el año 590 y durante mucho tiempo, una gran epidemia de peste golpeó Roma. Hasta que un día, el papa Gregorio I vio al Arcángel San Miguel sobre la cima del castillo, envainando su espada, señal del fin de la epidemia. Para conmemorar esa aparición, mandó a esculpir la estatua de un ángel, que corona el edificio (primero fue una escultura hecha en mármol, de Raffaello da Montelupo; desde 1753, brilla una de bronce, de Pierre van Verschaffelt, sobre un dibujo de Bernini).



  Esta espectacular fuente, está ubicada en el centro de la Plaza Barberini, cerca de la entrada al Palacio Barberini (que hoy alberga la Galería de Arte Antigua), que Bernini ayudó a rediseñar para su patrón, Maffeo Barberini, que se había convertido en papa con el nombre de Urbano VIII.
Queda a sólo unas manzanas de la obra de Borromini San Carlo alle Quattro Fontane. En la fuente, que Bernini ejecutó en travertino en 1642–43, el dios marino Tritón aparece lanzando un chorro de agua a través de una caracola, sentado sobre una enorme concha sostenida por cuatro delfines que entrelazan la tiara papal con llaves cruzadas y las abejas heráldicas de los Barberini en sus colas escamosas. El Tritón, la primera de las fuentes de Bernini, se erigió para proporcionar agua del acueducto de Acqua Felice, que Urbano había restaurado, en una celebración dramática. Fue el último gran encargo de su gran mecenas.
La Fuente del Tritone en la Plaza Barberini, trabajo de Gian Lorenzo Bernini del 1642. Hasta el siglo XVIII se acostumbraba dejar frente a esta fuente los cadáveres de personas desconocidas. La fontana da nombre a la vía del Tritone.jpg, que llega a la Plaza Colonna.




La fuente de Neptuno es una de las obras de arte que decoran la Piazza Navona de Roma. Hay tres fuentes en total en la plaza, la principal, que se encuentra en el centro, es la Fuente de los cuatro ríos, una de las mejores obras de Bernini.
La fuente de Neptuno se encuentra en la extremidad de la plaza. Tiene una forma de estrella, y Neptuno se encuentra en su centro, con un tridente está combatiendo animales marinos. Hay caballos que parecen estar huyendo de la fuente.Neptuno es el hijo de Saturno. Es hermano de Júpiter y de Pluto. Forma parte de los 12 grandes dioses del Olimpo. Se reconoce fácilmente por su barba, su tridente, y a veces lo representan con un delfín o un pez, o rodeado de tritones.La fuente de Neptuno no está iluminada como la fuente de los cuatro ríos por la noche.


La capilla Cornaro es una obra total de Gian Lorenzo Bernini muy característica del arte barroco para conseguir la integración de todas las artes juntas.
La capilla pertenece de la familia de Caterina Cornaro y se encuentra en la iglesia de Santa Maria de la Victoria, Roma. Es un altar que en su fornicula se encuentra el grupo escultorio: Éxtasis de Santa Teresa en composición diagonal. A los laterales se abren unos palcos donde están la familia Cornaro presenciando el acto.
Como elementos arquitectónicos, destacan las columnas, entaulamientos y frontones que forman el espacio de la capilla. Y por último, hay mucho colorido en los elementos anteriores. También juega un especial papel la luz procedente de la parte superior.

 RICHELIEU
Bernini empezó en noviembre de 1640 la famosa obra y la terminó en enero del siguiente año. En agosto, el busto fue llevado a París, donde obtuvo un gran éxito. Sin embargo Mazarino repuso al papa, ya que de hecho el busto no complacía a los clientes, que a pesar de su buen cuidado detalle, no reflejaba las verdaderas características del cardenal Richelieu. Esto se puede deducir por la posterior solicitud del cardenal de que se realizase otro busto por el escultor Jean Warin.

 
Eneas, Anquises y Ascanio es una estatua realizada por Gian Lorenzo Bernini entre 1618 y 1619.
Se trata de una escultura de mármol de 220 cm de alto, expuesta en la Galería Borghese, en Roma. Pertenece al estilo barroco.
El grupo escultórico representa a Eneas huyendo de la ciudad de Troya llevando a su anciano padre, Anquises sobre sus hombros, y a su hijo Ascanio llevando el sagrado fuego del hogar, mientras Anquises sostiene a los dioses del hogar familiar (penates). Bernini, que tenía 21 años cuando hizo esta obra, aún sentía la influencia de su padre, Pietro, con sus composiciones en forma de torre propias de finales del siglo XVI. Muchos expertos consideran que esta obra es, principalmente, de su padre.
Actualmente se exhibe en la Galería Borghese, situada en la villa del mismo nombre al norte de Roma.

Altare maggiore di Sant'Andrea al Quirinale



Inside_of_the_Basilica_di_San_Pietro

San Pietro: i piloni della navata decorati da Bernini su commissione di Innocenzo X



-Gian_lorenzo_bernini_selfportrait


Gian Lorenzo Bernini** (Napoli, 7 dicembre 1598Roma, 28 novembre 1680)
 Escultor, arquitecto y pintor italiano. Bernini es el gran genio del barroco italiano, el heredero de la fuerza escultórica de Miguel Ángel y principal modelo del Barroco arquitectónico en Europa. Aprendió los rudimentos de la escultura en el taller de su padre, Pietro (1562-1629), un escultor manierista de cierto relieve. Fue también su padre quien lo puso en contacto con algunos de los mecenas más importantes de su tiempo, lo que le permitió manifestar su talento de una forma bastante precoz. En sus obras más tempranas (Eneas, Anquises y Ascanio, El rapto de Proserpina) resultan ya evidentes la ruptura con el manierismo tardío y una concepción radicalmente distinta de la escultura; el intenso dramatismo, la grandiosidad y la búsqueda de efectos escenográficos están ya presentes en estas primeras creaciones.
En 1629, Bernini fue nombrado arquitecto de la basílica de San Pedro por el papa Urbano VIII. Desde entonces hasta su muerte trabajó ininterrumpidamente para los sumos pontífices, salvo un cierto paréntesis durante el pontificado de Inocencio X, quien prefirió a otros artistas y le encargó pocas obras. De sus realizaciones para San Pedro destacan el gran baldaquino sobre el altar mayor y el grupo escultórico de los Padres de la Iglesia que, observado a través de las columnas del baldaquino, ofrece efectos de una gran fuerza teatral, tal como pretendía el artífice.
Su mejor aportación a la basílica de San Pedro fue, sin embargo, la columnata que rodea la plaza, justo delante del templo, que le ha valido elogios continuos por su armonía y sus efectos escenográficos. Esta columnata representó una gran novedad, no sólo por sus dimensiones, sino sobre todo por su disposición elíptica, una forma muy cara a los arquitectos barrocos, inclinados a conferir a todas sus obras efectos de movimiento. Las monumentales estatuas que la rematan en su parte superior dotan al conjunto de un aire todavía más majestuoso y solemne si cabe.
Aunque en menor medida, Bernini trabajó también para mecenas privados, y fruto de esa colaboración es la obra quizá más representativa de su estilo escultórico, el Éxtasis de santa Teresa. Resulta difícil concebir una mayor intensidad dramática y una mayor fuerza dinámica en una realización de pequeñas dimensiones ejecutada mediante un tratamiento exquisito del mármol. Por su condición de elemento para la decoración de una capilla y sus magníficos efectos de claroscuro, se considera esta obra como un compendio magistral de las tres artes mayores, arquitectura, escultura y pintura, y por ello ha quedado como modelo incomparable de la escultura barroca.
De sus realizaciones como arquitecto, la más valorada, además de la columnata de San Pedro, es la pequeña iglesia de San Andrea al Quirinale, en la que arquitectura y escultura se unen en una búsqueda de efectismo destinada a crear un ambiente adecuado para suscitar la fe y los sentimientos religiosos. El palacio Chigi-Odescalchi, que ejerció una influencia decisiva en toda Europa, es uno de sus edificios civiles más conseguidos.
Con sus hermosos edificios barrocos, Bernini coadyuvó como nadie en la renovación urbanística de Roma, a la cual aporto así mismo multitud de estatuas y algunas fuentes monumentales que todavía contribuyen en la actualidad a la belleza de la urbe. La que le encargó Inocencio X para decorar la piazza Navona, llamada Fuente de los cuatro ríos, es la más espectacular de estas realizaciones. Pintor por afición, sus obras se conservan hoy en los museos más reputados por su gran calidad, lo mismo que sus dibujos, que figuran en las mejores colecciones del mundo.
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/bernini.htm


 2011

8 comentarios:

PACO HIDALGO dijo...

Bernini es, sin duda, el más grande escultor de la historia del arte, junto a Miguel Ángel, y nadie como él para ejemplificar el espíritu barroco. Hace de una materia dura como el mármel, carne y suavidad. Este verano he estado en Roma y me he empachado de Bernini, sus fuentes, la Galleria Borghese, el Vaticano... Increíble las cualidades técnicas de este artista. Un abrazo, Isthar.

Anónimo dijo...

Si, Bernini e interessante, ma penso, che questa "Pieta" e di Michelangelo... Mi scusi...

isthar dijo...

Querido Paco, Como te dije , vivo ahora a dos horas de Roma, y he visitado tantas maravillas que estoy deslumbrada. Ya he ido tres veces y mi hijo quiere ir una y otra vez, coloque una foto pero las otras no he tenido tiempo, talvez mañana lo pueda hacer.Gracias por tu gratisima visita.
Te envio un abrazo y todo mi afecto

isthar dijo...

Hola Anonimo, me confundi al colocar las imagenes que tengo un tanto desordenadas, tienes toda la razon, la Pieta es de Miguel Angel disculpas por el error. Gracias por tu visita, Bienvenido un cordial saludo

Madame Minuet dijo...

Madame, muchas gracias por esta entrada de mis tiempos barrocos. Además la escultura de Apolo y Dafne con la que abre esta entrada es sin duda una de mis favoritas. Y esa fontana de Trevi me trae tan gratos recuerdos...

Feliz fin de semana

Bisous

Cayetano dijo...

Bernini es al Barroco como Miguel Ángel al Renacimiento. Imprescindibles.
Un saludo.

C.G. Aparicio dijo...

Un maestro difícil de igualar. Al contemplar sus obras sientes esa extraña sensación de admiración y desconcierto, de no comprender como un ser humano ha podido realizar algo tan bello.

Yo me quedo con Apolo y Dafne. Tiene obras mucho mejores, lo sé, pero yo siempre la he tenido un especial cariño. Además, tuve la suerte que cayera en mi año de Selectividad!!

Un saludo!

Aplicativos Moviles dijo...

Bernini, dejo huella con cada obra, todo un artista que manifiesta, inspira y sobrelleva sus obras a lo más grande.