sábado, 24 de mayo de 2014

HENRY TOULOUSE LAUTREC

Condesa Adèle de Touluose-Lautrec


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1882
Museo:Colección Particular
Características:43 x 35 cm.
Material:Oleo sobre lienzo
Estilo:Neo-Impresionismo Una de las modelos más representadas en los momentos de formación de Toulouse-Lautrec será su madre, una mujer cariñosa, cultivada y siempre pendiente de su hijo. La admiración que siente Henri hacia la condesa se pone de manifiesto en los retratos, destacando siempre su carácter inteligente y frío, siendo el perfil la postura más querida para representarla. En esta ocasión nos encontramos ante un sensacional estudio posiblemente para otro trabajo donde las pinceladas rápidas y empastadas dominan la composición, recibiendo el rostro la iluminación desde la izquierda para resaltar la parte derecha de su atractiva y plácida cara. Los tonos oscuros contrastan con los claros, creando un
atractivo juego que refuerza la expresividad de la modelo.


 
Joven Routy


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1882
Museo:Bayerisches Nationalmuseum (Munich)
Características:61 x 49´8 cm.
Material:Oleo sobre lienzo
Estilo:Neo-Impresionismo En 1882 Toulouse-Lautrec inicia sus estudios artísticos en París ingresando en el taller de Bonnat, abandonando la influencia de Princeteau para acercarse más al estilo de Manet, interesándose ahora por los temas campestres derivados de Millet como este joven que contemplamos. Los retratos serán una de las especialidades de Henri destacando en ellos la personalidad de los modelos. Routy se sitúa en primer plano, apreciándose tras él ligeras referencias a la maleza y un banco, interesándose el joven pintor por la luz tomada del natural siguiendo el Impresionismo. El color es aplicado de manera rápida y vigorosa ocupando un papel relevante por encima del dibujo que también se halla presente resultando un conjunto de gran belleza.


Jockey


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1899
Museo:Museo de Boston
Características:51´4 x 35´8 cm.
Material:Litografía
Estilo:Neo-Impresionismo El mundo de los caballos siempre atrajo a Toulouse-Lautrec; en sus primeros trabajos bajo la influencia de Réne Princeteau y en las últimas obras relacionándose con Degas. Esta imagen que contemplamos formaría parte de una serie dedicada a la hípica al igual que El jockey, siendo en su mayoría rechazadas por el impresor Pierrefort. Esta acuarela nos demuestra la facilidad de Lautrec para con el dibujo y su habitual aplicación rápida y diluida del color, convirtiéndose en un elemento definitorio de su producción.

Jane Avril bailando


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1892
Museo:Museo de Orsay
Características:84 x 44 cm.

Estilo: Una de las grandes musas de Toulouse-Lautrec será Jane Avril, bailarina del Moulin Rouge desde 1891. Era una hija no deseada de una cortesana francesa y de un aristócrata italiano, por lo que su madre la maltrató con frecuencia durante su infancia hasta el punto de ser internada por un colapso nervioso. Como bailarina pronto alcanzó el éxito por su danza frenética y enérgica que le valió el apodo de "La Mélinite", un potente explosivo. Dicen que elegía su vestido y su ropa interior para que estuviera en consonancia con cada uno de sus bailes. Jane tenía un interesante gusto literario y cierta curiosidad cultural, que le llevó rápidamente a Henri. En esta composición la vemos en un momento de su nerviosa danza, bailando sola aunque también lo hacía en grupo, "de quadrille". A Toulouse-Lautrec le interesa la figura y el movimiento por lo que parte del cartón está sin pintar; sin embargo, para crear sensación de profundidad, ha esbozado dos figuras al fondo. De nuevo destaca el interés otorgado por el pintor a la línea frente al color, empleando gamas frías.


Intervalo en el baile


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1899
Museo:Denver Art Museum
Características:57´6 x 39´7 cm.
Material:Oleo sobre cartón
Estilo: Toulouse-Lautrec será el mejor cronista de los espectáculos nocturnos de París durante su corta vida, retratando el ambiente de los prostíbulos, los bailes o los cafés. En este caso nos presenta un descanso en el baile de máscaras que se celebraba todos los sábados desde diciembre hasta Carnaval en la Opera de París. El protagonista masculino no es otro que el primo del pintor, Gabriel Tapié de Céleyran, con su típica nariz roja y sus ojos de búho tras sus doradas antiparras. Gabriel está haciendo proposiciones deshonestas a una de las muchas prostitutas que acudían al baile en busca de negocio. Podría tratarse de Lucy Jordain, modelo utilizada por Henri en El reservado del "Rat Mort", cuadro con el que existe cierta relación por los asientos rojos y los espejos. Este cartón que contemplamos está realizado tras salir Henri de una clínica de desintoxicación en la que ingresó a causa de su elevado grado de alcoholismo, resultando significativo el cambio manifestado en su manera de trabajar al otorgar una mayor importancia al color y a la pincelada rápida y empastada, dejando a un lado el dibujo y la línea, recuperando el estilo de sus primeros trabajos como el Maestro de caza o el Autorretrato.



En el café: el cliente y la cajera


Autor:Toulouse Lautrec

Fecha:1898

Museo:Kunsthaus Zurich

Características:81 x 60 cm.

Material:Oleo sobre cartón

Estilo:Neo-Impresionismo Las escenas de café serán muy frecuentes en la producción de los pintores impresionistas y post-impresionistas. Manet, Degas, Renoir o el propio Toulouse-Lautrec nos ofrecen una pintoresca visión del ocio parisino, reforzando su faceta de cronistas de su tiempo. Lautrec sigue en esta obra de cerca a su buen maestro Degas, tomando la obra En el café como modelo al situar a dos figuras tras una mesa y ante un espejo, destacando el aislamiento de ambos personajes aunque el rollizo burgués dirija su mirada hacia el espectador, novedad respecto a la imagen que serviría como modelo. La cajera retira su mirada al cliente que con gesto divertido procede a acabar su consumición y continuar con su borrachera. Una vez más, las sabias líneas dominan el conjunto, animado por las diferentes tonalidades aplicadas de manera rápida, casi violentamente, traspasando incluso los contornos. El cartón que sirve como soporte queda en la mayor parte de la superficie sin cubrir, destacando los trazos que forman los diferentes objetos. El aspecto fotográfico presente en la producción de Toulouse-Lautrec queda de manifiesto en esta maravillosa escena, especulándose que podía tratarse de un boceto para una litografía donde aparecería la
contraposición entre un café londinense y otro parisino.


 
Desnudo femenino ante el espejo


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1897
Museo:The Walters Art Gallery (Baltimore)
Características:62´2 x 47 cm.
Material:Oleo sobre cartón
Estilo:Neo-Impresionismo Desconocemos el significado oculto de esta imagen protagonizada posiblemente por una prostituta contemplando su desnudo cuerpo ante el espejo que decora toda la estancia donde se halla. Las medias negras, el cobrizo cabello y la piel blanquecina refuerzan la hipótesis de un asunto de prostitución, uno de los favoritos para Toulouse-Lautrec. La joven está modelada con maestría, utilizando una línea poderosa que domina el conjunto mientras que el color es aplicado con una soltura sin precedentes en la producción de Henri, eligiendo unas tonalidades que anticipan el fauvismo. Las blancas telas que se esparcen por el conjunto se llenan de sombras malvas, relacionándose con el Impresionismo, movimiento del que parten los jóvenes creadores para llegar a metas insospechadas por Pissarro, Monet o Renoir.

Alfred la Guigne


Autor:Toulouse Lautrec

Fecha:1894 Museo:National Gallery (Washington)
Características:65 x 50 cm.
Material:Oleo sobre cartón
Estilo:Neo-Impresionismo Oscar Métenier fue el autor de uno de los libros más admirados por Toulouse-Lautrec: "La lucha por el amor" donde se incluía una narración titulada "Alfred la Guigne" que sirve de inspiración para este trabajo que contemplamos, utilizado posteriormente como ilustración en el libro. El modelo empleado parece ser Gaston Bonnefoy, acompañado de dos mujeres en la barra del "Moulin Rouge". Alfred-Gaston aparece de espaldas, introduciéndonos en la composición mientras que la mujer acodada en la barra dirige su mirada cómplice al triste personaje. Una segunda mujer se pasea por el local mientras que la recortada figura del barman aparece en la zona de la izquierda. Las luces artificiales vuelven a ser protagonistas de una obra de cabaret, tratándose de una de las más reales al proyectar la barra con las copas hacia el espectador. Los rápidos y contundentes trazos organizan la composición, quedando algunas zonas del cartón sin pintar. Aun así, debemos advertir que el colorido es muy variado, destacando la viveza de las tonalidades aplicadas con rapidez y soltura, empastando el soporte. Con estas imágenes se refuerza el aspecto de "paparazzi" que se aplica a Toulouse-Lautrec por buena parte de los especialistas.


La Goulue y Valentin le Désossé bailando


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1895
Museo:Museo de Orsay
Características:298 x 316 cm.
Material:Oleo sobre lienzo
Estilo: Compañero de La Goulue bailando, Toulouse-Lautrec realizó ambos lienzos para decorar la caseta que su buena amiga la Goulue había instalado en la "Foire de Trône" al abandonar el "Moulin Rouge" por motivos de peso. La urgencia del encargo es uno de las causas del abocetamiento de las obras. La Goulue y Valentin le Désossé habían sido una de las parejas de baile más famosas del Moulin, donde Henri les había pintado en ocasiones anteriores incluso protagonizando el cartel del espectáculo. Al abandonar ambos el show, Lautrec ha querido rememorar en esta composición los viejos tiempos y ha colocado a los dos bailarines en el local que les vio triunfar, rodeados de luces y de admiradores que observan embelesados sus movimientos. A pesar del abocetado general del encargo, se pone claramente de manifiesto la genialidad del dibujo exhibido por Henri, característica primordial de toda su producción. El colorido vivo aplicado con largas pinceladas es otra constante de este excepcional cronista de su tiempo.

Pelirroja sentada en un diván


Autor:Toulouse Lautrec

Fecha:1897
Museo:Colección Particular
Características:58´5 x 48 cm.
Material:Oleo sobre cartón
Estilo:Neo-Impresionismo Las mujeres desnudas forman parte de la iconografía tradicional de la pintura francesa, desde Fragonard a Degas, pintor este último que sirve de directo precedente para Toulouse-Lautrec. La prostituta - los zapatos de tacón, las medias negras, el cobrizo cabello y las revueltas sábanas refuerzan esta hipótesis - no permite que contemplemos su rostro, recordando a los retratos de Carmen Gaudin que realizó Henri en su primera etapa. El color ha sido aplicado con una soltura magistral, anticipándose a las facetas que caracterizan el cubismo, sin renunciar al empleo de una poderosa línea que define claramente los contornos y otorga volumen a la figura. Las variadas y cálidas tonalidades utilizadas contrastan con el color ojo del cabello, principal elemento de la composición.

Monsieur Désiré Dihau


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1890
Museo:Museo Toulouse-Lautrec
Características:56 x 45 cm.
Material:Oleo sobre cartón
Estilo: Los retratos de los personajes cercanos a Lautrec serán frecuentes en la década de los 90. En esta ocasión se trata de Désiré Dihau, fagotista de la Ópera y pariente lejano del pintor. Ha sido captado de espaldas, leyendo el periódico; sigue Toulouse-Lautrec las instrucciones del crítico Edmond Duranty, quien había escrito que por medio de la espalda podía determinarse la posición social y el carácter de una persona. Duranty era muy amigo de Degas, precisamente el pintor de quien Toulouse-Lautrec tomó el retrato naturalista. El fagotista se nos muestra en un jardín, posiblemente el de su amigo Père Forest. En este jardín Henri exhibe un marcado acento impresionista, con un colorido y una luz muy cercanos a Monet o Renoir; de igual modo, la pincelada suelta es característica de este momento. Al no ser muy común este tipo de retratos, resulta ciertamente más original e interesante.

Mujer con guantes


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1890 h.
Museo:Museo de Orsay
Características:54 x 40 cm.
Material:Oleo sobre cartón
Estilo:Neo-Impresionismo Los especialistas consideran que esta modelo se llamaba Honorine Platzer, joven de buena familia que pretendió contraer matrimonio con Lautrec. La bella mujer se sitúa al aire libre, formando parte de una serie de retratos pintados del natural por Toulouse-Lautrec entre 1889 y 1890 como Henri Dihau o Justine Dieuhl. La modelo viste elegantemente con largos guantes rojos abotonados, sombrero, velo y parasol, recortando su atractivo perfil ante el fondo desdibujado. Los largos trazos y las amplias zonas de soporte que quedan sin cubrir son características maduras de Henri que se mezclan en esta composición con la admiración por la luz natural provocando sombras coloreadas, siguiendo las teorías impresionistas aunque su estilo sea totalmente personal.

Muchacha con rizo


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1889
Museo:Colección Particular
Características:68 x 55 cm.
Material:Oleo sobre cartón
Estilo:Neo-Impresionismo Algunos especialistas piensan que la modelo que posó para este cartón era una bailarina del Moulin Rouge. La joven aparece de frente, recortada su figura ante una pared con cuadros que sirve de fondo, aludiendo posiblemente al estudio del pintor. Toulouse-Lautrec centra toda su atención en el rostro de su modelo, destacando sus enormes ojos azules que dirigen su mirada ligeramente perdida al espectador. La tez blanquecina contrasta con el color oscuro de su cerrado vestido y con el cabello, cuyo bucle sirve de centro de atención. Henri modela la figura a través de su firme dibujo, aplicando el color a través de largas pinceladas que no atienden a ningún tipo de detalles. La composición se organiza en líneas verticales y horizontales que enmarcan el rostro de la anónima joven. En la subasta celebrada el 31 de enero de 1922 en la sala Kelekian de Nueva York esta obra alcanzó la cifra de 1.900 dólares.

Inglesa del "Star" en El Havre


Autor:Toulouse Lautrec

Fecha:1899

Museo:Museo Toulouse-Lautrec

Características:41 x 32´8 cm.

Material:Oleo sobre cartón

Estilo:Neo-Impresionismo Convaleciente tras su estancia en la clínica para desintoxicarse del alcoholismo que padecía, Toulouse-Lautrec decidió trasladarse a Burdeos, embarcando en el puerto de El Havre. En este lugar descubrió una taberna inglesa situada en la rue Général Faidherbe donde trabajaba como camarera, bailarina y animadora una inglesa llamada Miss Dolly. Lautrec quedó absolutamente seducido por el local y la inglesita por lo que pidió a su amigo Joyant lo necesario para pintar, realizando varios retratos de la bailarina: uno en plena actuación y éste de busto que contemplamos donde la seductora sonrisa de la joven y su cabello rubio se convierten en los auténticos protagonistas de la composición. Lautrec ha recuperado la admiración por el color aplicado con largos toques, dejando algo de lado la preponderancia de las líneas para retomar el estilo inicial de trabajos como la Condesa de Toulouse o el retrato de Lily Grenier. La personalidad de la "starlette" será el centro de atención del conjunto, acercando la figura a primer plano y renunciando a cualquier referencia espacial a excepción de una serie de elementos geométricos que parecen anticipar el cubismo.

Gabrielle la bailarina


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1890
Museo:Museo Toulouse-Lautrec
Características:53 x 40 cm.
Material:Oleo sobre cartón
Estilo:Neo-Impresionismo Entre 1889 y 1890 Toulouse-Lautrec pintará una serie de retratos al aire libre, utilizando el jardín de "Père" Forest como escenario. Entre estos retratos encontramos el de la bailarina Gabrielle donde la figura de la mujer se sitúa en primer plano, vistiendo un elegante traje blanco y un amplio sombrero del mismo color. Al fondo contemplamos las flores que adornaban la casa, tomando sus paredes una tonalidad malva que domina el conjunto. Y es que la preocupación en estos momentos de Henri está en la ubicación de la figura a plena luz natural, siguiendo los dictados del Impresionismo al utilizar sombras coloreadas. En esta composición se conjuga la importancia del color, aplicado con pinceladas cortas pero rápidas y contundentes, junto a la seguridad y firmeza de la línea, reaccionando así Lautrec ante la pérdida paulatina de la forma que se estaba produciendo en las obras de Monet. Otra de las características clásicas de Toulouse-Lautrec la encontramos en la expresión del personaje, intentando el artista mostrar el carácter de sus modelos.

En el Moulin Rouge


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1892
Museo:Perdido
Características:80 x 60 cm.
Material:Oleo sobre cartón
Estilo:Neo-Impresionismo El "Moulin Rouge" era el local favorito de Toulouse-Lautrec, punto de encuentro de artistas, bohemios, prostitutas, nobles y ricos burgueses. El ambiente reinante es narrado de esta forma por un anónimo reportero: "A altas horas de la noche, el escenario es indescriptible. La bebida despierta las pasiones latentes de los que bailan, pasiones que en este lugar no deben contenerse de modo alguno. Se juega a los caballos, las mujeres pasan por toda la sala a hombros de los hombres, todo el mundo pide de beber a grito pelado. (...) Después se deja la sala libre para la actuación final del grupo, que brinda el baile más extraño que uno pueda imaginarse en este ambiente estrafalario". En esta composición que contemplamos aparecen dos bailarines profesionales ocupando su posición en la pista mientras que al fondo observamos las diferentes mesas y algún camarero. Henri se interesa por recoger en sus trabajos una estampa del ambiente divertido del local, como si de un cronista del pincel se tratara. Su estilo rápido y dibujístico, donde la línea no se deja comer por el color, identifica este ambiente de placer que el pintor vivió y nos transmite con sus obras.

Cha-U-Kao


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1895
Museo:Colección Particular
Características:81 x 60 cm.
Material:Oleo sobre cartón
Estilo:Neo-Impresionismo Son numerosas las obras dedicadas por Toulouse-Lautrec a esta bailarina, payaso y "showgirl" cuyo nombre artístico procedía de "Chahut-Chaos", alboroto y caos, derivado de uno de sus bailes en el "Moulin Rouge". Su lesbianismo declarado motivará su inclusión en la serie Elles, conjunto de litografías donde la mujer se convierte en la protagonista exclusiva. En esta bella imagen que contemplamos la payaso aparece envuelta en un aire melancólico mientras pasea por uno de los locales donde actuaba, destacando el artista su capacidad para captar el carácter de sus modelos. Viste el traje con el que actuaba, compuesto por un ajustado corpiño y unos pantalones bombachos que otorgaban a su aspecto un aire orientalizante tan de moda entre los miembros de la sociedad francesa decimonónica. Lautrec se manifiesta como un excelente dibujante, especialmente en el rostro, aplicando el color contundentemente al apreciarse los trazos en el soporte, quedando amplios espacios de éste sin cubrir. Las tonalidades claras empleadas sugieren la sintonía existente entre el pintor y la modelo, formando parte ambos de esa sociedad marginal que Lautrec se interesará por retratar.

El beso


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1892
Museo:Colección Particular
Características:60 x 80 cm.
Material:Oleo sobre cartón
Estilo:Neo-Impresionismo Toulouse-Lautrec recibió a finales de 1892 el encargo de decorar el salón principal del prostíbulo situado en la rue d´Amboise. Para ello diseñó 16 paneles al estilo Luis XV, situando en el centro un óvalo con el retrato de las mujeres que trabajaban en el local. El lesbianismo de la mayor parte de las chicas del burdel le llevó a la elaboración de una serie de trabajos donde se mezclan prostitución y lesbianismo, dos de sus temas favoritos, tratados con infinito cariño y naturalidad. En la cama o esta imagen que contemplamos son dos buenos ejemplos de esta serie donde Henri vuelve a mostrarse como un cronista fotográfico de la noche parisina decimonónica. Las dos mujeres son contempladas por el pintor sin ninguna reserva, poniendo de manifiesto su cariño eliminando todo tipo de tapujos. Ambas figuras se ubican en posturas escorzadas, empleando Lautrec una línea dominadora de la composición para aplicar el color de manera rápida, en cortos y violentos trazos que parecen relacionados con el Puntillismo. El contacto con la pintura impresionista lo encontramos en la utilización de sombras coloreadas, preferentemente malvas, que se distribuyen por las dos mujeres. El contraste de tonalidades claras y oscuras es otro elemento a tener en cuenta en este cartón, uno de los más atractivos del artista.

Conde Charles de Toulouse-Lautrec


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1882
Museo:Museo Toulouse-Lautrec
Características:59´5 x 46 cm.
Material:Carboncillo

Estilo:Neo-Impresionismo Entre los apoyos más importantes para Toulouse-Lautrec estarán sus tíos Charles y Emilie, protagonistas de sendos carboncillos donde se pone claramente de manifiesto la facilidad del joven pintor para el dibujo, apreciándose un trazo firme y seguro con el que nos ofrece el carácter del personaje, elemento común a la mayoría de los retratos de Toulouse-Lautrec.





La toilette


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1889-91
Museo:Museo Nacional del Louvre
Características:64 x 52 cm.
Material:Oleo sobre cartón
Estilo: El interés que siempre suscitó la obra de Degas en el ánimo de Toulouse-Lautrec motivó que realizara alguna obra como homenaje, encontrando en los desnudos de jóvenes en el baño pintadas por Degas en 1886 un motivo al que responder y homenajear. La figura de la joven pelirroja y con la piel muy blanca aparece de espaldas al espectador, situada entre dos sillones de mimbre y sentada sobre una alfombra. De esta manera sugiere el pintor que nos encontramos en su estudio, sin preocuparse por aludir nada más del entorno, en una muestra más de su radical naturalismo. La pose de la figura, con las medias medio bajadas y la camisa cayendo desde los hombros hasta la cintura, refuerza ese naturalismo ya que no existe ennoblecimiento en la postura. El colorido (con malvas, amarillos, verdes y azules) muestra el punto de partida de Toulouse-Lautrec desde el Impresionismo a pesar de que su interés se centra en el modelado y el dibujo, como podemos apreciar en el desnudo de la muchacha.


El salón de la Rue des Molins

Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1894
Museo:Museo Toulouse-Lautrec
Características:111´5 x 132´5 cm.
Material:Oleo sobre lienzo
Estilo: Una de las obras más famosas de Toulouse-Lautrec, las protagonistas son unas prostitutas del famoso "Salón de la Rue des Moulins" que están esperando la llegada de clientes. Henri frecuentaba este burdel y, posiblemente, la mujer que contemplamos en primer plano sea Mireille, su favorita. La del fondo, vestida de negro con la nariz respingona es Rolande, otra de sus admiradas. La riqueza del prostíbulo causaba sensación entre sus visitantes, en especial por sus lujosas habitaciones decoradas al estilo chino, oriental, japonés o gótico, en las que los que los ricos clientes podían satisfacer sus escondidas fantasías eróticas. El propio pintor vivió durante una temporada en el Salón, donde invitaba a sus amigos y marchantes diciendo que era su estudio. Toulouse-Lautrec ha querido representar el aburrimiento de las prostitutas a la espera de clientes; no existe comunicación entre ellas, están aisladas quizás por la presencia de Madame Baron, la mujer vestida de rosa, que regentaba el negocio. Gran aficionado a las diagonales como recurso compositivo - como ya puso de manifiesto en obras anteriores como En el Moulin Rouge - Lautrec vuelve aquí a emplearlas para situar sus figuras en el espacio. La profundidad se consigue al colocar a las mujeres en planos paralelos, distorsionando el fondo del salón morisco, del que contemplamos una columna. El firme dibujo vuelve a ser la característica definitoria de Toulouse-Lautrec aunque también hay que advertir el interés por el color, especialmente las tonalidades oscuras a las que añade tonos claros que dan mayor alegría al conjunto. La fotografía y Degas serán dos de sus mayores influencias. La obra fue pintada en el estudio de Henri, al que acudieron las mujeres para posar, como atestigua una fotografía de la época.



Vincent van Gogh


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1887
Museo:Museo Nacional Van Gogh
Características:57 x 46´5 cm.
Material:Pastel
Estilo: El célebre autor de los Girasoles fue compañero de Toulouse-Lautrec en el estudio de Cormon, convirtiéndose en buenos amigos; su respeto era mutuo, influyéndose respectivamente. Incluso llegaron a exponer de manera conjunta en 1887 en el "Café du Tambourin", donde posiblemente esté ambientada esta imagen. El retrato de perfil ya lo había empleado Henri en la Pelirroja, aunque la técnica y el estilo sean aquí diferentes al emplear pinceladas largas y curvas para definir las formas. El colorido utilizado - con malvas, amarillos, verdes y marrones - se asemeja al que más tarde emplearía Vincent. Toulouse-Lautrec, a través de sus retratos, muestra a los protagonistas de la vida cultural y artística de París. Como ocurre en este caso, sabrá captar la personalidad y la fuerza de sus personajes, lo que le sitúa entre los mejores retratistas de fines del siglo XIX.


En el Moulin Rouge: el baile


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1890
Museo:Museo de Arte de Filadelfia
Características:115 x 150 cm.
Material:Oleo sobre lienzo
Estilo: La inauguración del "Moulin Rouge" en 1889 supuso para Toulouse-Lautrec uno de los momentos más felices de su vida ya que se iniciaba una fructífera relación con el local de moda más importante de París. En el vestíbulo de ingreso se encontraba su obra En el circo Fernando y más tarde realizará diversos carteles publicitarios del templo del ocio parisino. Los bailes, las atracciones musicales y las bailarinas harían famoso este lugar; entre las actuaciones destacaba la de Pétomané, famoso por sus pedos musicales. En el Moulin siempre había ambiente, como refleja esta escena en la que encontramos las inconfundibles figuras de Valentin le Désossé - el deshuesado, por su tipo delgado y ágil - y de una bailarina que puede ser la Goulue - la Golosa, por su insaciable apetito -. Tras ellos vemos a un grupo de amigos del pintor con sombreros de copa, indicando que es un lugar de mayor categoría que "Le Moulin de la Galette", el lugar de diversión más popular famoso por el cuadro de Renoir. En primer plano y cerrando el círculo se encuentran dos mujeres de perfil - una de ellas, con un alegre vestido rosa - y un hombre cuya silueta se recorta debido a la influencia de la fotografía, muy habitual en aquellos años como había puesto de moda Degas. El colorido empleado por Toulouse-Lautrec es más vivo, más alegre que en obras anteriores, lo que puede indicar la atracción del pintor hacia el lugar que está representando. La pintura de Henri se hace más personal y olvida el poso realista de sus primeras obras. Su interés por el dibujo - que duraría toda su vida - se puede apreciar en el gusto por la línea que observamos en las figuras. La alegría del local ha sido captada perfectamente, lo que demuestra su integración plena en él.

La condesa de Toulouse-Lautrec


Autor:Toulouse Lautrec

Fecha:1881
Museo:Museo Toulouse-Lautrec
Características:93´5 x 81 cm.
Material:Oleo sobre lienzo
Estilo: Adèle Zoe Marie Tapie de Céleyran era el nombre de soltera de la madre de Toulouse-Lautrec. Había nacido en 1848 y se había casado con su primo hermano Alphonse Charles, conde de Toulouse, posiblemente para aumentar las fortunas de ambas familias. Pero en el aspecto médico la consanguinidad provocaría en el hijo del matrimonio una enfermedad denominada picnodisostosis, desorden genético de los huesos que tiene como resultados estatura pequeña, piernas cortas, manos y pies pequeños y cierta tendencia a las fracturas. La madre de Henri sintió siempre un gran cariño hacia su hijo, llegando a trasladarse a París - a una casa bastante modesta a diferencia de su palacio de Malromé, en las cercanías de Burdeos - para estar más cerca de él y poder llevar un cierto control de su crápula vida. Ese aspecto de buena mujer es lo que más llama la atención de este retrato, perfectamente elaborado, empleando unas tonalidades claras y una pincelada rápida y suelta que sugiere un conocimiento de la obra de Manet aunque también podemos encontrar cierta referencia a Daumier. El aspecto psicológico de la modelo será una de las facetas que destacará en los retratos de Toulouse-Lautrec, incluso ya en sus años iniciales.



El salón de la Rue des Molins


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1894
Museo:Museo Toulouse-Lautrec
Características:111´5 x 132´5 cm.
Material:Oleo sobre lienzo
Estilo: Una de las obras más famosas de Toulouse-Lautrec, las protagonistas son unas prostitutas del famoso "Salón de la Rue des Moulins" que están esperando la llegada de clientes. Henri frecuentaba este burdel y, posiblemente, la mujer que contemplamos en primer plano sea Mireille, su favorita. La del fondo, vestida de negro con la nariz respingona es Rolande, otra de sus admiradas. La riqueza del prostíbulo causaba sensación entre sus visitantes, en especial por sus lujosas habitaciones decoradas al estilo chino, oriental, japonés o gótico, en las que los que los ricos clientes podían satisfacer sus escondidas fantasías eróticas. El propio pintor vivió durante una temporada en el Salón, donde invitaba a sus amigos y marchantes diciendo que era su estudio. Toulouse-Lautrec ha querido representar el aburrimiento de las prostitutas a la espera de clientes; no existe comunicación entre ellas, están aisladas quizás por la presencia de Madame Baron, la mujer vestida de rosa, que regentaba el negocio. Gran aficionado a las diagonales como recurso compositivo - como ya puso de manifiesto en obras anteriores como En el Moulin Rouge - Lautrec vuelve aquí a emplearlas para situar sus figuras en el espacio. La profundidad se consigue al colocar a las mujeres en planos paralelos, distorsionando el fondo del salón morisco, del que contemplamos una columna. El firme dibujo vuelve a ser la característica definitoria de Toulouse-Lautrec aunque también hay que advertir el interés por el color, especialmente las tonalidades oscuras a las que añade tonos claros que dan mayor alegría al conjunto. La fotografía y Degas serán dos de sus mayores influencias. La obra fue pintada en el estudio de Henri, al que acudieron las mujeres para posar, como atestigua una fotografía de la época.


Boulevard Extérieur


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1889
Museo:Colección Particular
Características:65 x 41 cm.
Material:Tinta china
Estilo:Neo-Impresionismo Toulouse-Lautrec será el "fotógrafo" de su tiempo, lo que le ha llevado a ser considerado por algunos especialistas como el "paparazzi de la Belle Epoque". En 1889 se planteó elaborar una serie sobre el mundo que le rodeaba bajo el título "Boulevard Extérieur" realizando numerosos estudios como éste que contemplamos. La protagonista es Carmen Gaudin, una de las modelos favoritas de Lautrec en sus primeros momentos artísticos, bella joven pelirroja que se dedicaba a trabajos serviles, posando en algunos momentos para aumentar sus ganancias, llegando a ejercer de manera esporádica la prostitución. Esta chica de la calle rehuye la mirada del espectador, cubriéndose parte del rostro con el mechón de cabello. Las líneas dominan el conjunto, demostrando una vez más Henri su facilidad para dibujar y obtener excelentes resultados no solo otorgando volumen a la figura sino creando sensación espacial gracias a los trazos que se observan en el fondo.


Bebedora


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1889
Museo:Museo Toulouse-Lautrec
Características:49 x 63 cm.
Material:Dibujo
Estilo:Neo-Impresionismo Para esta escena posó la pintora aficionada Suzanne Valadon, amante en aquellos momentos de Toulouse-Lautrec, llegando a amenazar con suicidarse si Henri no accedía a contraer matrimonio con ella. Esta situación provocaría la ruptura, deduciéndose que esta obra fue anterior a ese episodio. Este dibujo que contemplamos sirve de preparación para Resaca, una obra en la que Henri desea manifestar la soledad del ser humano que le conduce a la bebida, tema que ya había tratado Degas o el propio Manet. La fama de este trabajo llevará a la realización de una ilustración para el "Courrier français" publicada el 21 de abril de 1889. En este bello dibujo apreciamos la seguridad del trazo exhibido por Lautrec, mostrando una línea dinámica y fuerte con la que transmite sus sentimientos.


Cha-U-Kao sentada


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1896
Museo:Art Museum (San Diego)
Características:52 x 40 cm.
Material:Litografía
Estilo: Esat bella imagen que contemplamos pertenece a la serie Elles realizada por Toulouse-Lautrec entre 1894 y 1896 narrando la vida de los prostíbulos y de las lesbianas más famosas de París, dos de sus temas favoritos - véase El beso o El salón de la Rue des Moulins -. Cha-U-Kao es una de las protagonistas de la serie debido a su lesbianismo reconocido. El nombre de esta famosa bailarina-payaso viene de "Chahut-Chaos", ruido y caos, denominación de la danza que bailaba en el "Moulin Rouge" y que la hizo famosa. En esta litografía la modelo aparece sentada con cierta indiferencia hacia lo que la rodea. Esta indiferencia y el cansancio serán también otros temas de la serie. Las características más destacadas de esta escena las encontramos en el interés hacia el dibujo que muestra Henri - alejado del dibujo clásico de Ingres para acercarse al modernismo - y la influencia de la estampa japonesa al emplear colores planos y una línea sinuosa, de aspecto decorativista. Mujer atándose el corsé también formaría parte de la serie. 

Madre del pintor en el jardín


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1881-82
Museo:Museo de Sao Paulo
Características:55 x 46 cm.
Material:Oleo sobre lienzo
Estilo:Neo-Impresionismo Adèle-Zoë-Marie-Marquette Tapié de Céleyran tenía 23 años cuando dio a luz a Henri. Procedía de una ilustre familia emparentada con los Toulouse-Lautrec desde el siglo XVIII, poniendo en práctica la política matrimonial imperante en la época para unificar fortunas y evitar intromisiones en la nobleza. El carácter tranquilo e incluso melancólico de la condesa contrastaba con el dinamismo y arrogancia de su esposo lo que motivaría la separación de la pareja tras el fallecimiento de su segundo hijo en 1868. Son numerosos los retratos realizados por Henri a su madre, mostrando en todos ellos su aspecto dulce y apacible. En esta ocasión aparece al aire libre, posiblemente en el jardín del castillo de Malromé donde ella vivía, sentada en un banco azulado. La figura se sitúa de perfil, recortando su cabeza ante los arbustos y las flores, vestida con un blusón blanco y una larga falda oscura, sujetando entre sus manos una sombrilla. La composición está ejecutada gracias al empleo de una pincelada vibrante y empastada, aplicando el color en algunas zonas con cierta violencia, resaltando la utilización de sombras coloreadas como hacían los impresionistas, especialmente Pissarro. Los contornos del personaje están trazados con firmeza y maestría demostrando Henri la seguridad de su dibujo, elemento característico de sus trabajos maduros que deja su papel protagonista al color en esta admirable escena.





La Goulue en el Moulin Rouge


Autor:Toulouse Lautrec
Fecha:1892
Museo:Museo de Arte Moderno de Nueva York
Características:79´4 x 59 cm.
Material:Oleo sobre cartón
Estilo: Junto a Jane Avril, La Goulue era la reina del Moulin Rouge y en aquellos momentos estaba en lo más alto de su reinado. Toulouse-Lautrec la retrata en el momento de su paseo diario por los alrededores del cabaret. Va acompañada de su amante, a la izquierda, y de una de las bailarinas del espectáculo, llamada Nini Patte en L´Air, a la derecha. Ambas eran las cuidadoras de la diva que aparece en el centro, vestida de blanco con un pronunciado escote y una cinta en el cuello que pondrá de moda, al igual que su cabello recogido. Su mirada inexpresiva se dirige hacia delante, mientras sus compañeras retan a todos los que miramos a La Goulue. Incluso Henri acentúa el contraste entre la diva y sus compañeras en la tonalidad de los trajes. Las tres figuras avanzan hacia el espectador, quedando en el fondo el perfil de un hombre con sombrero y los espejos del recibidor del cabaret donde se reflejan las luces. Conviene señalar la influencia de la fotografía en la obra de Toulouse-Lautrec a la hora de cortar los planos, como ya venía haciendo Degas. La luz y el color impresionistas dejan paso a otro tipo de asuntos que ahora interesan más a los artistas. En el caso de Henri, serán la temática nocturna y el predominio de la línea sobre el color, además de la incipiente planitud que va incorporando a sus figuras, los elementos más destacables de esta reacción neo-impresionista.






Dos bailarinas


Autor:Toulouse Lautrec

Fecha:1892

Museo:Národní Galerie de Praga

Características:95 x 80 cm.

Material:Oleo sobre cartón

Estilo: El lesbianismo será uno de los temas más interesantes para Toulouse-Lautrec y le dedicará numerosas imágenes como El sofá. Ésta es una estampa de baile lésbico en la que aparece otra de las modelos habituales del pintor: la payaso Cha-U-Kao, bailando el vals con una pareja desconocida en el Moulin Rouge. En este cabaret, el lesbianismo estaba bastante admitido, a diferencia de la homosexualidad masculina, posiblemente como parte del espectáculo. Detrás de la pareja contemplamos a Jane Avril, bailando sola para reforzar su personalidad solitaria. Sentado tras la pista de baile está el amigo de Toulouse-Lautrec y también pintor Charles Conder. La figura será la gran preocupación de Henri, quizá por haber dado sus primeros pasos dentro de la corriente realista. Situará siempre a sus personajes en los santuarios de la noche parisina, mostrando magníficas estampas de su vida. El colorido - casi siempre oscuro - pasa a un segundo plano, igual que la luz, posiblemente porque la luz con la que tenía contacto Lautrec era la de las lámparas de gas de esos locales. Las figuras que tanto amaba están situadas en diferentes planos para configurar el espacio, aunque no tienen gran volumen, en un anuncio de la planitud que tanto gustará a Gauguin.
**********************************

BIOGRAFIA LAUTREC

Toulouse Lautrec. Henri Marie Raymond Toulouse-Lautrec
Nacionalidad: Francia
Albí 1864 - Malromé 1901
Estilo: Neo-Impresionism
•Cronológico
•Galería
Alrededor de la vida de Henri de Toulouse-Lautrec existen muchos tópicos, ciertos en la mayor parte de los casos. Los mitos de Lautrec, especialmente su incapacidad para mantener una relación estable con las mujeres debido a su inseguridad, son conocidos por una amplia parte del público, incluso a través del cine. Estas inseguridades y frustraciones llevarán a Henri a desarrollar en la pintura una vía de escape, una forma de evasión de la misma manera que harán Gauguin o su buen amigo Van Gogh. Henri Marie Raymond de Toulouse-Lautrec-Monfa nació el 24 de noviembre de 1864 en el Hôtel du Bosc, en el centro de Albi. Sus padres eran primos hermanos y ostentaban el título de condes de Toulouse; eran bastante ricos e influyentes en la ciudad pero carecían de poder a escala nacional. Henri era el primogénito, naciendo cuatro años más tarde su hermano Richard-Constantine, que falleció a la edad de un año. La situación familiar no era muy estable debido a la incompatibilidad de caracteres de ambos cónyuges lo que motivó su separación en el mes de agosto de 1868 quedando Henri al cuidado de una institutriz. A los ocho años, el pequeño Henri se traslada a París con su madre, iniciando sus estudios en el Lycée Fontanes. Ya en estos años inicia su relación con la pintura al elaborar dibujos y caricaturas, recibiendo sus primeras lecciones de René Princeteau, pintor de animales y amigo del conde. En 1874 se empiezan a manifestar las primeras dificultades motrices, lo que obligó su retirada del colegio para ser sometido a tratamiento médico, trasladándose a Albi. La madre del pintor recorrerá todos los especialistas para curar la dolencia del pequeño, sin encontrar una solución. La enfermedad que padecía Henri era totalmente desconocida en el siglo XIX, denominándose actualmente picnodisostosis, desorden genético provocado por la consanguinidad de los padres que afecta al desarrollo de los huesos. Ésta es la razón por la que Toulouse-Lautrec apenas creció en la adolescencia. A esta dolencia debemos añadir dos fracturas en los fémures de ambas piernas entre mayo de 1878 y agosto de 1879. Desde este momento sus piernas dejarán de crecer, alcanzando una altura de 1,52 metros. Durante aproximadamente dos años Henri estuvo casi inválido, desarrollándose en el joven un acentuado interés por el arte y la pintura, continuando con su faceta de dibujante. La lectura será su otra gran afición en estos dos largos años de convalecencia. En 1881 Toulouse-Lautrec se traslada a París donde se decide a ser pintor apoyado por su tío Charles y por el maestro Princeteau. Su madre cede, recibiendo las primeras clases en el taller de Princeteau en el invierno de 1882 donde conoce a Jean-Louis Forain. En abril es aceptado en el estudio de Léon Bonnat, retratista de moda en aquellos momentos, donde Lautrec perfeccionó su dibujo. Pero Bonnat cerró su taller en septiembre de ese movido año 1882, lo que motivó que todos sus alumnos tuvieran que buscar un nuevo maestro. El elegido es Ferdinand Cormon, en cuyo taller Henri conocerá a Émile Bernard y a Vincent van Gogh. El joven Lautrec desea continuar por los canales oficiales para obtener el máximo éxito artístico; quiere ser un pintor convencional continuando el Realismo de sus maestros, como se aprecia en las obras de esas fechas: El joven Routy o Una carretada. El joven Toulouse-Lautrec participa en la división que afectará a los impresionistas en aquellos momentos, alineándose con la pintura de Degas y su temática más urbana para alejarse de los paisajes que interpretaban Monet, Pissarro o Renoir. El arte de vanguardia también le atrae de manera puntual, probando con el Puntillismo, que no llega a convencerle. Sentirá una especial atracción hacia la pintura de Forain y sus escenas de camerinos, prostitutas, cafés o artistas. De manera definitiva, Lautrec se convertirá en el pintor de la modernidad, abandonando su estilo convencional para formar parte del neo-impresionismo. Las escenas del mundo nocturno y los retratos casi caricaturescos de los personajes de la noche serán sus temáticas favoritas. Las influencias más notorias son la pintura de Degas, Whistler, la estampa japonesa y Paolo Ucello, creando un estilo personal y fácilmente identificable. Cuando se habla de Toulouse-Lautrec se debe hacer una referencia especial a Montmartre, lugar con cierta reputación de criminalidad y bohemia que acabaría convirtiéndose en el centro de ocio. En este barrio ya vivía Lautrec desde 1884 cuando compartía vivienda con los Grenier, ubicándose allí los templos de la noche: "Moulin de la Galette", el "Mirliton", "Le Chat Noir", "Moulin Rouge", "Folies Bergère", el circo "Fernando", el "Salon de la rue des Molins"... La relación del pintor con el "Moulin Rouge" será especial al convertirse en uno de sus mejores clientes e interpretar con suma precisión la "fauna nocturna" que se daba cita en el local con todo su elenco de estrellas: La Goulue, Jane Avril, Valentin le Desossé, Cha-U-Kao o Yvette Guilbert. El local adquirió el lienzo En el circo Fernando para decorar el hall de entrada y fue Lautrec quien diseñó el cartel publicitario del cabaret, sirviendo el vestíbulo del Moulin en numerosas ocasiones como sala de exposiciones para el artista. Como artista de vanguardia, Toulouse-Lautrec no será admitido en el Salón de París al considerar inaceptables sus obras, lo que llevará al maestro a buscar todas las vías alternativas posibles para que el público conociera su obra, incluso mediante ilustraciones en los periódicos. Sus trabajos serán expuestos en solitario, con los grupos de vanguardia o con sus amigos, como en el caso de Van Gogh. Pero posiblemente sean sus carteles y litografías el vehículo que más publicidad dio a su obra, enlazando con el deseo de anunciarse existente en la ciudad en aquellos momentos, surgiendo una amplia serie de estampas de gran belleza en las que parece anticiparse al modernismo. La relación de Toulouse-Lautrec con las mujeres será una de las facetas más interesantes de su vida. La primera relación conocida es de 1883, cuando contacta con una modelo de 17 años llamada Marie Charlet. Lily Grenier se baraja como un de sus amantes hasta que conoció a Suzanne Valadon, conviviendo por un periodo de dos años hasta que Suzanne intenta suicidarse al no querer Henri tener un hijo con ella. Varias amantes se suceden hasta que elige el anonimato de las prostitutas para establecer relaciones con ellas, llegando a habitar durante una temporada en el Salon de la rue des Molins. El mundo de la prostitución será uno de los favoritos para el artista, siempre visto con cariño y respeto, mostrando tanto su aspecto más íntimo como el conocido. El lesbianismo también será tratado por Henri de la misma manera, resultando obras colosales como Las dos amigas o L´Abandon. Su posición económica desahogada le permitió viajar en numerosas ocasiones, visitando Bruselas, Londres, Madrid o diversos puntos de la geografía francesa. A partir de 1893 se relaciona con los hermanos Natanson y el círculo de La Revue Blanche, contactando con la vanguardia literaria y trabajando como decorador para el mundo del teatro, retratando a los miembros más interesantes de este círculo artístico. La vida noctámbula y de crápula que llevaba Henri desde los 25 años motivaría su alcoholismo, sugiriéndose incluso que podría haber contraído la sífilis. En 1897 tiene lugar el primer ataque de "delirium tremens" que le llevará a disparar con un revólver a imaginarias arañas. Al año siguiente alquila una vivienda en el mismo edificio de su madre, preocupada por la salud de su hijo. En 1898 sufrirá un ataque de manía persecutoria al creerse perseguido por la policía, refugiándose en casa de un amigo. Cada vez bebe más y pinta menos. La crisis más grave se produce en 1899 al sucederse las manías, depresiones y neurosis, acentuadas por el traslado de su madre a Albi. Henri decide suicidarse con metileno en el prostíbulo de la rue des Molins siendo ingresado en un sanatorio durante una temporada. Su estado de salud será noticia y motiva la subida en el precio de sus obras. La familia de Lautrec duda de su recuperación y critica sus excesivos gastos por lo que se sugiere que alguien se haga cargo de él. El objetivo será alejarle del alcohol, admitiendo la presencia de un tutor al que burlará continuamente, modificando incluso su bastón de paseo al introducir un vaso y una botella de aguardiente que contravenía la prohibición. En octubre de 1900 se traslada a Burdeos, donde sufre un nuevo ataque en el mes de marzo del año siguiente, una hemorragia cerebral que le afecta las dos piernas. En abril decide ir a París para organizar sus papeles. El 15 de agosto, en Arcachon, sufre un derrame cerebral que le deja medio cuerpo paralizado. Su madre decide llevarle al castillo de Malromé, cerca de Burdeos, donde ella habita, falleciendo Toulouse-Lautrec en ese lugar el 9 de septiembre de 1901 a las dos y cuarto de la madrugada.
*********

FUENTE


2 comentarios:

Ruth Rodrigues dijo...

Gracias por publicar esto! :)

Anónimo dijo...

Es HenrI no HenrY, y fue postimpresionista, no neo impresionista. Hay una gran diferencia, checa bien tu información por favor.