lunes, 21 de marzo de 2011

GIOVANNI BOLDINI

click a las imagenes para ampliar























































































































































































































































thttp://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Giovanni_BoldiniGiovanni Boldini, nace en Ferrara el 31 diciembre de 1842, y fallece en París el 11 de enero de 1931, fue un pintor italiano.Las mujeres tuvieron siempre un rol de primer plano en su vida, al retratarlas exaltaba sus mejores características, alargaba piernas, manos, pies para exaltar su atractivo natural.
Una vez alcanzada la celebridad y la riqueza, no dejó de empeñarse en el trabajo, que programaba minuciosamente: cada uno de sus cuadros es precedido por bocetos, apuntes y pruebas para obtener perfección formal. Hasta sus características pinceladas rápidas, las llamadas "sciabolate" que daban vida y movimiento a sus cuadros, eran meticulosamente estudiadas. Las mujeres de Boldoni, son de naturaleza flexible y desinhibida que mostraban sin reticencia un modelo de belleza erudito y, descubriéndose, afirmaban su propia autodeterminación de individuos maduras y emancipadas, plenamente conscientes de su propia feminidad.
De naturaleza fantástica y conturbante, llegan excitadas al estudio del artista, impacientes de huir del protocolo de sus palacios, de relajar las rígidas fajas con armadura de delgadas astas de hueso de ballena, para abandonarse, libres finalmente, de sentirse finalmente protagonistas, admiradas y sobretodo comprendidas, frente al “fauno”, a aquel pequeño hombre frente al cual no pueden callar sus más recónditos deseos.
Boldoni no las juzga, porque juzgarlas significaría renegar su naturaleza disoluta pero, al contrario, las estimula a expresarse, recoge sus confusiones, sus angustias y las induce a reflexionar sobre la fatuidad del tiempo y del amor que vive de un solo instante. El artista sabe agarrar al vuelo ese momento, irrepetible, en el cual la belleza aparece más fulgurante y en el cual sus musas se muestran más desenvueltas y naturales. Sin embargo estos retratos colmados de tanta belleza están, a menudo, perturbados de un sentido de provisoriedad, que flota veladamente, que se intuye en el aire y en las miradas, por instantes nostálgicas, otras veces soberbias o melancólicas, de hembras insatisfechas e inquietas, culpables de vanidad, cómplices complacidas y dominadas por esa imagen ciertamente inconveniente que el genio italiano dará de ellas.El artista exalta el ego de su modelo retratándola, frecuentemente solo un instante antes de que, siendo alcanzadas por el otoño de la vida, su belleza se marchite para siempre, que sus hojas de rosas perfumadas comiencen a caer. En ocasiones, como un mago, recoge los frágiles pétalos y con un gesto de amor recompone la flor marchita devolviéndole un instante de eterna primavera. ...
********