jueves, 7 de mayo de 2009

LAS ABEJAS MEROVINGIAS

LAS ABEJAS MEROVINGIAS

inmf.org/esymbolique.htm

LAS ABEJAS MEROVINGIAS Las famosas abejas merovingias

Estos hermosos ejemplares, hallados en la tumba del rey Childerico I, en Tournai, se distinguen por su cabeza y tórax de oro, y sus alas engarzadas con granates.
ERAN aproximadamente 300 . Napoleon ordenó que se cosieran algunas a su manto de coronación
LAS ABEJAS Símbolo de inmortalidad y de resurrección, las abejas fueron escogidas con el fin de vincular a la nueva dinastía con los orígenes mismos de la monarquía francesa. En efecto, abejas de oro (algunos las interpretan como cigarras) habían sido descubiertas en 1653, en Tournai (hoy Bélgica), en la tumba del rey Childerico I, fundador en 457 de la dinastía merovingia y padre del gran rey Clovis. Son consideradas como el emblema más antiguo de los soberanos de Francia. En cuanto a su significado intrínseco, límitándonos a nuestra tradición judeo-cristiana, la abeja, por su miel, es considerada como el emblema de Jesucristo: por un lado, se destaca su dulzura y su misericordia; por el otro, el ejercicio de su justicia como Cristo-juez; hallamos recurrentemente su figura en la literatura de la Edad Media. Para Bernardo de Clairvaux simboliza el Espíritu Santo. Insistiendo en la noción de la intermediación, encontramos en un texto jurídico medieval galés que la nobleza de las abejas viene del paraíso y es a causa del pecado del hombre que de ahí vinieron; Dios extendió su gracia sobre ellas y es por por esa razón que no se puede cantar la misa sin cera. En el ámibito social, la abeja simboliza al maestro del orden y de la prosperidad, ya sea éste rey o emperador, guía líder y padre ungido en todo caso; se aparenta igualmente a los héroes civilizadores, que establecen la armonía por medio de la sabiduría y la espada. Como lo indica el Doctor Philippe Lamarque, « el Emperador se reserva su uso exclusivo » precisando que « las únicas tolerancias se aplican a las cabezas de escudos de los príncipes dignatarios y de las ciudades de primera clase ».