jueves, 26 de julio de 2012

PAUL GAUGUIN


Somnolencia deliciosa, Nave Nave Moe
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1894
 Museo:Museo del Hermitage
 Características:73 x 98 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:Impresionismo

Una vez más, Gauguin alude a la elección entre la virtud y el vicio de manera simbólica. En Palabras del diablo repite esta temática representada en Somnolencia deliciosa por dos jóvenes muy similares - incluso podría tratarse de la misma figura - una de ellas con un halo alrededor de la cabeza - la luz de la "santidad" - y otra con la manzana - la tentación, el pecado - en la mano, dudando si dar el bocado. Tras ellas hay dos jóvenes, desnuda una y semidesnuda la otra. Precisamente la desnuda es una copia de la joven que aparece en Aha oe Feii?. Un grupo de tahitianas bailando al fondo junto a un ídolo cierra la escena; los personajes se sitúan en un paisaje idílico, inventado por el artista, en el que destaca el colorido arbitrario que emplea. Las tonalidades han sido aplicadas con planitud, siguiendo a la estampa japonesa, creando celdillas con las líneas oscuras, celdillas que son ocupadas por el color según la técnica "cloisonné". El primitivismo de las figuras era uno de los objetivos fundamentales de Gauguin cuando se trasladó a la Polinesia encontrándolo entre los indígenas y sus obras de arte. 
¿Cuando te casarás?, Nafea faa ipoipo
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1892
 Museo:Colección Particular
 Características:101´5 x 77´5 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:

El propio Gauguin consideró este cuadro como una de las obras fundamentales de su producción tahitiana. Aparecen dos mujeres en diferentes planos, sobre un idealizado y simplificado paisaje destacable por la planitud de los colores empleados, como observamos en el verde, amarillo o azul. Se trata de una influencia de la estampa japonesa que ya ofrecen buena parte de los impresionistas. Las dos mujeres están muy bien asentadas en el espacio, como si de pesadas estatuas se tratase, aislada la una de la otra. El enigmático título forma parte del simbolismo general de la escena. Algunos expertos consideran que la mujer de primer plano busca marido al llevar una flor tras su oreja mientras que la segunda sería la encargada de buscar el futuro esposo. Por eso en el fondo contemplamos dos esbozadas figuras que pasean. Estas mujeres tahitianas van a ser el motivo fundamental para la inspiración del artista, protagonizando la mayor parte de los lienzos ejecutados en la Polinesia. 
 En la playa, Mujeres de Tahití
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1891
 Museo:Museo de Orsay
 Características:69 x 61 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:
Las mujeres indígenas se convertirán en las principales protagonistas de los cuadros pintados por Gauguin durante su primera estancia en la Polinesia. Esta escena fue realizada al poco de llegar a Papeete, apreciándose dos jóvenes en posturas enfrentadas - una de espaldas y otra de frente - sumidas en sus pensamientos. Una de las jóvenes viste la falda decorada a la moda indígena que llamó tanto la atención al artista. Buscando lo primitivo, Gauguin ha llegado hasta la Polinesia para descubrir esos rostros duros, no exentos de belleza, que pueblan sus lienzos y que aquí contemplamos. El colorido se ha hecho muy vivo, empleando una gama cálida que anima la escena. Las tonalidades son aplicadas de manera plana, introducidas en los espacios que dejan libres las marcadas líneas de los contornos, siguiendo el método del "cloisonné", que venía utilizando desde la época bretona como observamos en La visión tras el sermón. La planitud cromática es debido a la influencia de la estampa japonesa, recurso muy habitual entre los impresionistas

 Dos mujeres tahitianas
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1899
 Museo:Metropolitan Museum
 Características:94 x 73 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:

Posiblemente sea ésta una de las imágenes más bellas entre las pintadas por Gauguin durante su estancia en Tahití. Las dos jóvenes que nos ofrecen las flores están captadas con enorme naturalidad y realismo, muestra de la alegría que anima el corazón de un artista necesitado de esos momentos de felicidad. Los hermosos rostros están perfectamente dibujados - realizando para ello varios dibujos y xilografías preparatorias - incluso ambas figuras no resultan tan planas como otras de estos momentos, colocando la mano que sujeta la bandeja en escorzo, al igual que la cabeza de la joven de la derecha. La gama cromática utilizada resulta muy llamativa al realzar el ocre y la piel tostada de las muchachas con el color rojo de las flores, el azul del vestido o el verde del fondo. Gauguin es un gran amante de la mujer, siendo la protagonista absoluta de sus composiciones. No olvidemos que pese a estar casado con la danesa Mette Gad - de cuyo matrimonio nacerán cinco hijos - mantendrá relaciones y convivirá con varias muchachas tahitianas durante su estancia en la Polinesia.

 ¿Adonde vas?, Ea haere ia oe?
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1893
 Museo:Museo del Hermitage
 Características:91 x 71 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:
Magnífico ejemplo de la producción tahitiana de Gauguin realizado en 1893, poco tiempo antes de regresar a París para inaugurar su primera exposición. Por eso el título sería tan enigmático, refiriéndose a la pregunta que le hacen los nativos que aparecen en el cuadro. En la obra encontramos una mujer semidesnuda en primer plano, con una fruta tropical en las manos y una mirada penetrante, con un rostro primitivo que tanto atraía al artista. Tras ella hay tres polinesias más junto a su cabaña, apareciendo así todos los componentes que le parecían exóticos durante su estancia en Tahití. El colorido vivo y alegre caracteriza la escena, utilizando el color como un reclamo al igual que la belleza de la joven que ofrece la fruta. La perspectiva está muy bien conseguida en todos sus planos, aunque denota una nueva visión de la pintura tanto por el tema como por el color. 
 Y el oro de sus cuerpos
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1901
 Museo:Museo de Orsay
 Características:67 x 79 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:

Debido a su delicado estado de salud, en 1901 Gauguin trabaja poco. Esa enfermedad no impide que su genio continúe creando, resultando ésta una de sus escenas más llamativas. En ella aparecen dos tahitianas desnudas, con la mirada fija hacia el espectador, en una actitud muy provocativa. Tras ellas vemos un paisaje esquemático y sin profundidad que da la sensación de un decorado teatral. Resulta interesante destacar cómo el pintor está iniciando una esquematización de las figuras que anticipa quizás el cubismo de Picasso, como observamos en el brazo de la muchacha de la derecha o en la mano de la de la izquierda. El colorido es algo más oscuro que en obras anteriores.



Autorretrato para el amigo Carriere
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1886
 Museo:National Gallery (Washington)
 Características:46´5 x 38´6 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:

Gauguin será, junto a su amigo Van Gogh, uno de los pintores que más se autorretratan a lo largo de su vida, mostrando siempre su estado de ánimo. Ahora le encontramos alegre y animado, al abandonar Copenhague para instalarse en París y, más tarde, en Bretaña. En un principio el autorretrato había sido dedicado a su amigo el pintor Charles Laval, siendo más adelante retocado y dedicado a su también amigo y pintor Eugène Carrière. El colorido es más vivo y brillante pero también más plano, perdiendo importancia el modelado de las luces y las sombras. De esta manera se demuestra que la primera estancia de Gauguin en Bretaña servirá para introducir modificaciones en su pintura, especialmente en relación con la estampa japonesa, iniciando una escapada hacia una nueva manera de trabajar y expresarse. El eterno viajero está encontrando la ruta adecuada.






 Joven con abanico
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1902
 Museo:Museo Folkwang
 Características:92 x 73 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:

Retrato de una joven polinesia, llamada Tohotaua, realizado en 1902 en su estudio de Hivaoa a partir de una fotografía. Vemos a una bella joven sentada en una enorme silla, con un abanico blanco en la mano derecha, símbolo de distinción en la Polinesia. Muestra su pecho desnudo y un vestido blanco, aunque en la fotografía no aparecía desnuda. Los colores suaves y cálidos caracterizan esta bellísima escena, en la que recorta la figura de Tohotaua sobre un fondo neutro realizado en colores ocres y naranjas, destacando el colorido anaranjado del cabello y de la piel tostada de la joven, en contraste con el color blanco del vestido y del abanico. 
 Nunca más, Never more
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1897
 Museo:Courtauld Gallery
 Características:68 x 116 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:
Obra realizada en 1897 en la Polinesia, tras pasar una temporada en París. Por el título se relaciona con un poema de Edgar Allan Poe, quien estaba triunfando en los ambientes simbolistas. El propio Gauguin dice que quiere sugerir lujuria con su cuadro por el desnudo en sí, no por lo que le rodea, como habían hecho Manet o Ingres en sus desnudos. Por eso representa a la joven tahitiana tumbada sobre una cama, aunque en la Polinesia no eran habituales, encima de unas sábanas con florecillas, posible alusión a la inocencia. Tras ella vemos un fondo extraño con dos mujeres y un cuervo entre paneles decorativos que recuerdan la vegetación de la zona. El colorido es oscuro, pintado así deliberadamente, "en tonos sombríos y melancólicos" dice el artista, para que la lujuria a la que se refiere salga de la figura desnuda. Sólo el amarillo del almohadón llama la atención. La anatomía de la mujer está realizada de modo muy libre ya que las caderas están muy marcadas, posiblemente para resaltar el cabecero de la cama, así como el brazo izquierdo que sale del pecho. ¿Podría aludir el título a que nunca más abandonará su paraíso de Tahití, en el que las jóvenes son su fuente de inspiración?. 
El espíritu de los muertos vigila, Manao tupapau
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1892
 Museo:Albright-Knox Museum
 Características:73 x 92 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:

Representar las costumbres tahitianas supone todo un reto para Gauguin. En este lienzo recoge el miedo de aquellas gentes al espíritu de los muertos, utilizando para ello a una joven desnuda, de espaldas sobre una cama, que mira al espectador con ojos de sorpresa. Según el propio pintor, se trataría de su compañera, Tahamana. Al fondo de la escena encontramos el fantasma de una mujer como si fuera una máscara, recortada sobre un fondo violeta en el que destacan destellos ya que las creencias indígenas asimilaban las fosforescencias nocturnas con los espíritus de los muertos. El cuerpo tostado de la joven contrasta con el color amarillento de las sábanas y éstas, a su vez, con el azul oscuro de la tela del colchón, jugando con contrastes simultáneos. La postura de la modelo interesa a Gauguin por "las líneas y el movimiento... pintando el cuadro de manera sencilla, para que resultase salvaje e infantil" como el mismo pintor escribe. Curiosamente fue considerado indecente por la crítica cuando se presentó en París, alejándose del infantilismo que quería transmitir Gauguin con el cuadro. Posiblemente el artista se inspiró para realizar esta obra en la Olimpia de Manet, por la que sentía gran admiración. 


Cuentos primitivos
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1902
 Museo:Museo Folkwang
 Características:131´5 x 90´5 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:

Obra realizada en 1902 a la que da un título sonoro, simbólico y poético que sirve para complicar su significado. En ella vemos tres figuras: a la derecha Tohotaua, una joven polinesia a la que ya había retratado; una figura desconocida, en actitud contemplativa, en el centro; y a la izquierda la imagen del pintor Jacob Meyer de Haan, con el que había trabajado en Bretaña, pintado como un zorro que simboliza la perversidad. La escena podría representar la perversidad de los occidentales ante los primitivos orientales o una unión de todos los mitos que le han fascinado: judeocristianos, asiáticos y maoríes. El tema puede pasar a segundo plano ya que se trata de una de las obras más bellas, con dos magníficos desnudos femeninos, un colorido muy vivo de naranjas, morados y rosas, y un fondo sin perspectiva, que da la sensación de un decorado teatral. Las flores que aparecen alrededor de las muchachas aluden posiblemente a su inocencia. Sin duda, se trata de una obra cargada de simbolismo.
 Fecha:1892
 Museo:Museo de Orsay
 Características:75 x 94 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:
Sin duda es Arearea una de las composiciones más interesantes de las realizadas por Gauguin en su primera estancia en Tahití. Presenta a dos jóvenes sentadas bajo un árbol, una de ellas tocando la flauta; en primer plano encontramos un perro rojo y, al fondo, tres mujeres que adoran a un ídolo. El título, escrito en el lienzo, tiene gran importancia para los simbolistas con los que Gauguin se relaciona. Como ocurre en múltiples obras de este periodo, la mujer es la protagonista de la escena, junto al colorido empleado. Las tonalidades son aplicadas de manera plana, sin dar sensación de profundidad - influencia de la estampa japonesa que tanto entusiasmaba a los impresionistas - jugando con verdes, amarillos, naranjas y blancos, que dotan de inmensa alegría a la imagen. El primitivismo que tanto interesaba al artista se encuentra en las figuras del fondo - que también están presentes en otras obras como Mahana no atua - así como la pose hierática de las dos protagonistas, pintadas como si fueran estatuas maoríes. Las líneas ondulantes que surcan la composición muestran la influencia japonesa. Cuando la obra fue expuesta en París en el año 1893, el perro rojo causó risas y escándalo, signo inequívoco de la incomprensión hacia la pintura de Gauguin. 







Día del señor, Mahana no atua
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1894
 Museo:Chicago Art Institute
 Características:68´3 x 91´5 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:

En 1894 Gauguin está en París. Tras haber montado una exposición que supuso un fracaso económico, aunque cosechó buenas críticas, se dedicó a relacionarse con el mundo literario parisino, siendo este año de escasa producción. Las obras que realizó son evocaciones de Tahití, posiblemente relacionadas con la escritura en esos momentos de "Noa-Noa", una especie de manual para interpretar los lienzos ejecutados durante su estancia en la Polinesia. De nuevo las mujeres protagonizan la composición junto a la religión -conjunto que también encontramos en Mata mua- apareciendo un ídolo maorí en el centro de la escena. Lo exótico del colorido y del tema hacen que esta obra tuviese una aceptable acogida entre el público. El colorido empleado sigue siendo muy vivo, recurriendo a amarillos, verdes, rojos y azules. Las figuras están trabajadas con el estilo "cloisonné", delimitando a través de una línea oscura los contornos. En suma, a pesar de estar en París, Gauguin siente cierta sensación de añoranza, de melancolía, por haber dejado Polinesia. 


El molino David
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1894
 Museo:Museo de Orsay
 Características:73 x 92 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:

En 1894 Gauguin está en Europa, primero en París, donde organiza una exposición que resultó un fracaso; después decide volver a encontrar sus raíces y se traslada a Bretaña, instalándose durante una breve temporada en Pont-Aven. Le acompañaba una jovencísima mestiza llamada Annah la Javanesa a la que conoció a través de Ambroise Vollard. La muchachita le abandonó en la localidad bretona y desvalijó su estudio en París. Al contactar con el paisaje bretón, Gauguin siente verdaderos deseos de plasmarlo en sus lienzos, resultando obras con encanto como ésta. Presenta un molino de agua junto a un gran caserón mientras que, en primer plano, aparecen las mujeres bretonas y un perro rojo, animal similar al que encontramos en Arearea. El colorido es interesante, empleando verdes, marrones, azules y malvas, aplicados en el lienzo con una pincelada rápida y larga, preferentemente a través de líneas onduladas que recuerdan la influencia de la estampa japonesa en la pintura impresionista y post-impresionista. "El Salvaje", como gustaba llamarse el artista, está meditando en Bretaña sobre su inminente regreso a la Polinesia, poniendo en marcha su lema favorito: "¡Huir allá lejos! ¡Huir!". 
Jinetes en la playa
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1902
 Museo:Museo Folkwang
 Características:66 x 76 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:

Al trasladarse a Hivaoa en 1901 Gauguin ha vuelto a encontrar un poco de la felicidad que él creía perdida. Ese estado anímico se reflejará en las obras de estos años, estallando un colorido vivo y luminoso presente en esta escena, incluso fantaseándolo como apreciamos en el rosa de la playa. La escena está inspirada en las carreras de caballos que pintó tiempo atrás Degas y que siempre llamaron la atención de Paul. También juega con el Simbolismo que supone la carrera hacia el mar, hacia la libertad. Igual que vemos en La llamada, parece que el pintor está interesado por la profundidad y la perspectiva, creando a la perfección la sensación de lejanía y de movimiento, apartándose de la planitud presente en otras composiciones. La pincelada empleada es bastante suelta, recuerda el estilo impresionista que caracteriza Los hortelanos de Vaugirard
Mujer con dos niños
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1901
 Museo:Chicago Art Institute
 Características:97 x 74 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:

Posiblemente sea ésta una de las escenas más amables y delicadas entre las realizadas por Gauguin durante su estancia en Oceanía. Contemplamos a una mujer sentada en una silla con un bebé en brazos, acompañada de una niña que sostiene un gato entre sus brazos. Las figuras están recortadas sobre un fondo neutro ejecutado en tonos verdes y azulados. La mujer mira al espectador con un gesto alegre que contrasta con la mirada desconfiada de la pequeña, mientras que el niño tiene una cierta mirada de máscara. Curiosamente, la niña tiene el cuerpo plano y la cabeza, las manos y las piernas con gran volumetría, técnica que utilizará Picasso unos años más tarde. El colorido es muy vivo, aplicado a través de pinceladas largas y sueltas que refuerzan la sensación de alegría del conjunto. 
El nacimiento de Cristo, hijo de Dios, Te tamari no atua
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1896
 Museo:Bayerisches Nationalmuseum (Munich)
 Características:96 x 129 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:

Igual que en Ia Orana María, Gauguin une en esta obra la temática polinesia con la cristiana, recuperando sus temas simbólicos. La figura femenina está tumbada en una cama - elemento típico de la civilización europea - mientras que al fondo observamos a dos mujeres con un niño y un típico establo europeo. De esta manera, el artista alude a las dos civilizaciones - europea y polinesia - en las que ha pasado su vida y que han influido en su personalidad. Algunos especialistas interpretan la composición como un homenaje al nacimiento de una niña habida con Pahura, una indígena de 14 años que convivía con el pintor en 1896. La pequeña falleció al poco tiempo y por eso la sostendría en el lienzo una figura encapuchada de negro. Podría utilizar esa similitud para recordar que Cristo murió para redimir a la Humanidad, apareciendo su destino ligado a su nacimiento. La unión entre la vida y la muerte será una obsesión para Gauguin y más en estos momentos tan bajos en los que se encuentra en el año 1896, pasando tres meses hospitalizado. La Olimpia de Manet - de la que Gauguin poseía una fotografía - sería la fuente artística en la que se inspiró a la hora de realizar esta figura desnuda junto a una mujer y un gato. Esa misma influencia también se encuentra en Never more o La pérdida de la virginidad. El vivo colorido sigue entusiasmando al artista, en contraste con la piel tostada de las figuras nativas. La pincelada suelta sería otra de las características de esta imagen así como la silueta marcada de las figuras, inspirada en el "cloisonnisme". Lo primitivo y lo simbólico vuelven a estar presentes en una obra de Gauguin. 
 Retrato de Madeleine Bernard
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1888
 Museo:Museo de Grenoble
 Características:72 x 58 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:
En el verano de 1888 Émile Bernard estuvo en Pont-Aven acompañado de su hermana Madeleine, a la que vemos aquí retratada. A pesar de que Paul se sintió rápidamente atraído y enamorado de ella, Madeleine eligió al discípulo de Gauguin, Charles Laval, como compañero. La joven hizo de modelo para el grupo de pintores que estaba en aquellos momentos en Bretaña, captando perfectamente Gauguin su carácter místico y reservado, mostrándola seductora pero reticente al mismo tiempo. Al fondo de la imagen nos encontramos un grabado en el que aparecen las piernas de unas bailarinas, pudiendo aludir a algún interés especial por la danza de la modelo. El colorido y el estilo recuerdan a Degas y a las primeras obras de Paul como Susana cosiendo

 La ofrenda
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1902
 Museo:Colección Particular
 Características:68 x 78 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:
Desde su llegada a Polinesia Gauguin estuvo interesado en representar las escenas de la vida cotidiana que más llamaban su atención. Siguiendo este criterio realizó Hombre con un hacha, La comida o Fatata te miti, en las que la carga simbólica, si existe, pasa a un segundo plano. En esta ocasión recoge el momento de amamantar a un bebé. La madre y el pequeño aparecen en primer plano acompañados de una mujer que lleva en sus manos flores, realizando así la ofrenda que da título al cuadro. Los rostros de ambas mujeres parecen inspirados en máscaras maoríes, acentuando aún más los rasgos primitivos que tanto buscaba el artista. Como es habitual en su pintura, Gauguin traza con una línea más marcada la silueta de las figuras, siguiendo el método del "cloisonnisme" inspirado en los esmaltes. La superficie que queda entre esos marcados contornos se rellena de color, en este caso un ocre dorado para obtener la piel tostada de los pobladores de la Polinesia. Al fondo apreciamos un paisaje tropical de vivas tonalidades, destacando el verde. Ese colorido ha sido aplicado a través de una pincelada rápida y suelta que evoca su etapa impresionista


Vahine no te vi
 Muchacha con un mango, Vahine no te vi
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1892
 Museo:Museo de Baltimore
 Características:72´7 x 42´5 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:
Supuesto retrato de Tehamana, la joven polinesia con la que el pintor convivía en 1892, fecha del retrato. Aparece embarazada, observándose la redondez de la figura debajo del precioso vestido de color morado e incluso la fruta que lleva en la mano sería un símbolo de fertilidad. El fondo amarillo plano hace que resalte aún más el tostado y bello rostro de la joven, mientras que detrás de su figura observamos las flores que simbolizan su inocencia. Aunque se trate de un retrato de su compañera, el artista no deja de representarla con un aire de exotismo que caracteriza todas las obras de ese momento. 



Mata mua
 En otro tiempo, Mata mua
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1892
 Museo:Museo Thyssen Bornemisza
 Características:87´5 x 65´5 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:
La búsqueda de lo primitivo y de lo exótico estuvo presente en toda la vida de Gauguin. En esta escena reúne ambas cuestiones al presentarnos lo exótico en el paisaje y lo primitivo en los bailes y cultos que aparecen al fondo, junto al gran ídolo. En primer plano presenta a dos jóvenes tahitianas en una postura similar a Arearea o Pastorales tahitianas, reproduciendo incluso el mismo árbol. Los colores están aplicados de manera plana - siguiendo la estampa japonesa - interesándose por los contrastes cromáticos, quedando algunos restos de influencia impresionista al aplicar algunas sombras coloreadas. Las líneas onduladas sirven para separar las masas cromáticas, de la misma manera que hacían los artesanos antiguos con los esmaltes y las vidrieras, técnica que empleó Gauguin por primera vez en Bretaña.

Mujer de las Marquesas
 Mujer de las Marquesas
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1902 h.
 Museo:Colección Particular
 Características:53´2 x 28´3 cm.
 Material:Grabado
 Estilo:Impresionismo
Gauguin sentía una profunda admiración por la mujer desnuda, siendo la protagonista de la mayor parte de sus escenas. La Olimpia de Manet era una de las obras modernas que más admiraba, sintiendo también atracción hacia la serie de bañistas que Degas pintó en pastel en la década de los 80. En este monotipo coloreado parece inspirarse en las jóvenes en el baño de Edgar, al presentar a la mujer de espaldas, con la luz impactando en su cuerpo. Pero Paul introduce el exótico paisaje al fondo, realizado con líneas onduladas siguiendo la estampa japonesa que tanto le atraía.

La llamada
 La llamada
 Autor:Paul Gauguin
 Fecha:1902
 Museo:Museo de Cleveland
 Características:130 x 90 cm.
 Material:Oleo sobre lienzo
 Estilo:
La mujer está presente a lo largo de la vida de Gauguin, tanto en sus cuadros como en su "modus vivendi". Por eso no es de extrañar que las protagonistas de esta obra sean tres mujeres en diferentes estadios del vestir: una de ellas tapada hasta la cabeza, otra semidesnuda y desnuda totalmente la que aparece de espaldas, dando la impresión de estar pegada al resto de la composición. Las tres mujeres se enmarcan en un idílico paisaje tropical de colorido irreal. Gauguin se interesa en esta ocasión por la perspectiva, creándola de manera acertada al situar una sucesión de árboles en profundidad junto a unas piedras y florecillas en primer plano, alejándose de la planitud de otras composiciones. Las figuras antiguas fascinaban a Gauguin por estas fechas por lo que la figura de la derecha parece sugerida por los frisos atenienses del Partenón que, junto a los de Borobudur en Java, fueron en numerosas ocasiones sus fuentes de inspiración.

Gauguin, Paul
**Gauguin, Paul
Nacionalidad: Francia
París 1848 - Atuona 1903
Pintor
Estilo: Impresionismo , Neo-Impresionismo
Escuela:


Obras: 165

    Alfabético
    Cronológico
    Galería


Paul Gauguin, pintor neo-impresionista francés, nace en París el 7 de julio de 1848. Su padre era un periodista liberal y tuvo que emigrar, en 1852, con toda su familia a Perú tras el golpe de estado de Napoleón III. En Lima, huérfano de padre, residió la familia Gauguin hasta el otoño de 1854, fecha en la que regresan a Francia, instalándose en Orléans. En 1861 se trasladan a París donde la madre trabaja como modista para sacar a la familia adelante. Paul se prepara para ingresar en la Escuela de Náutica, pero suspende y se enrola en la marina con 17 años, hasta 1871. A su regreso a París en 1872 se convierte, gracias a un amigo de la familia, en agente de Bolsa, trabajo en el que se desenvuelve muy bien, obteniendo buenos ingresos que le permiten coleccionar pinturas, empezar a pintar y contraer matrimonio con la joven danesa Mette Gad, con la que tendrá cinco hijos. Su primer maestro artístico será Camille Pissarro de cuya mano entra en el grupo impresionista, participando con ellos en varias exposiciones. También le llamará la atención Edgar Degas. En 1882 numerosos agentes de Bolsa son despedidos, entre ellos Gauguin, que empieza a pensar en vivir de su pintura. Las dificultades económicas, problema con el que convivirá siempre, motivan el traslado en 1883 a Rouen porque la vida allí era más barata. Pasan dos años en los que no sabe muy bien qué hacer, llegando a trabajar como representante de toldos, viajando entre Rouen, París y Copenhague hasta que en 1886 decide instalarse en París junto a su hijo mayor, dejando al resto de la familia en Dinamarca. Ese mismo año se traslada a Pont-Aven, en la Bretaña francesa, donde su pintura cambiará radicalmente, abandonando el Impresionismo e iniciando un camino más personal con un colorido más intenso y un mayor simbolismo. Pero Gauguin es el eterno viajero que desea huir desde su infancia por lo que se traslada a Panamá, donde trabaja en el Canal que se está construyendo, y a Martinica, lugar en el que se relaciona por primera vez con el exotismo que caracterizará su pintura. De regreso a Francia y tras un breve paso por París, se instala de nuevo en Bretaña, concretamente en Le Pouldu. Aquí experimenta de nuevo un cambio en su forma de pintar gracias a la influencia del arte oriental, que le llevará a un mayor sintetismo. En esos momentos pinta obras como La visión después del sermón, El Cristo amarillo o La bella Angela. La estancia bretona se vio interrumpida por una breve temporada con Vincent van Gogh en Arles, relación de la que ambos salieron mal parados, aunque conservaron la amistad. Su nuevo sueño es marcharse a Tahití, llegando a Papeete en 1891. Piensa ganarse la vida haciendo retratos pero decide retirarse de la civilización y vivir con una joven mestiza. El primitivismo y el simbolismo marcan su pintura, como se observa en Yo te saludo, María, La mujer con la flor, Tierra deliciosa o Diversiones. En septiembre de 1893 regresa a París, donde espera el reconocimiento de su talento y el éxito económico, pero ocurre lo contrario por lo que en junio de 1895 se traslada de nuevo a Oceanía, desesperado, enfermo, alcohólico y solo. Las Marquesas será su nuevo destino y allí hará sus obras más famosas: Never more, Los jinetes, Joven con el abanico, Cuentos bárbaros, ¿De dónde venimos?, ¿Qué somos?, ¿Adónde vamos? o Y el oro de sus cuerpos, obras en las que pone de manifiesto su intención de romper absolutamente con la tradición realista. Gauguin empieza una importante campaña a favor de los indígenas y al tener dificultades con las autoridades de Tahití, abandona la isla y se traslada a Atuana, donde intenta aislarse lo más posible con una muchachita muy joven y en una cabaña confortable; morirá, al parecer de un ataque cardíaco, el 8 de mayo de 1903, soñando con regresar a Europa y volver a empezar, esta vez en España.
**

 Director de la colección: Luis Sanguino Arias



1 comentario:

CarmenBéjar dijo...

Dentro de unos meses se podrá disfrutar en el Museo Thyssen de Madrid de una exposición dedicada a Gauguin, ocasión única para disfrutar de los pinceles de este gran pintor.
Un saludo