miércoles, 28 de abril de 2010

RAIMUNDO DE MADRAZO

click a las imagenes para ampliar





































































































































































































































































































































Raimundo de Madrazo y Garreta (Roma, 1841 24 de junio - Versalles, 1920), es un pintor español realista del siglo XIX. Era hijo y discípulo del famoso retratista Federico Madrazo, cuñado del famoso Mariano Fortuny y nieto del notable pintor José Madrazo. Hoy, algunas de sus obras se encuentran expuestas en los mejores museos de Europa, como en el Museo del Prado
Biografía
Sus primeros maestros fueron su padre y su abuelo. Estudió en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde tuvo como maestros a Carlos Luis de Ribera y Carlos de Haes. Instalado en Madrid, completó su formación mediante viajes a París, a donde marchó en 1860, siendo discípulo del pintor León Coignet. Participó por primera vez en la Exposición Universal de ese mismo año.
Residió en París gran parte de su vida, siendo una figura destacada de la escuela de pintores españoles en París. Allí obtuvo la primera medalla y nombramiento para la Legión de Honor por su participación en la Exposición Universal de París de 1889.
En 1869 obtuvo algunos cartones para tapices de Francisco de Goya, entre ellos Perros y útiles de caza, que donó en 1894 al Museo del Prado, su emplazamiento actual.
Se relacionó con Mariano Fortuny, Martín Rico y Eduardo Rosales.
Estilo y obra .Los temas de su obra son fundamentalmente retratos, aunque tiene algunas pinturas con escenas de casacón, siempre alegres y optimistas. Está considerado uno de los más consumados retratistas de su generación y un digno sucesor de su padre Fedrico. Su realismo minucioso y elegante constituyó la clave de su éxito entre la clientela burguesa de su tiempo. Siempre con un completo dominio de la técnica y una delicadeza cromática de gran refinamiento, su obra gozó de un gran reconocimiento en Francia.

Raimundo de Madrazo, nació en Roma en 1841, en el seno de una afamada familia de pintores. Su abuelo, José, y su padre, Federico, fueron artistas de célebre y asentado prestigio, y con el tiempo se convirtió también en cuñado de uno de los pintores más importantes de la España decimonónica: Mariano Fortuny. Estas sólidas bases familiares le permitieron convertirse en uno de los baluartes del llamado realismo burgués, en cuyo desarrollo adquirió un papel central y determinante. Su primera formación en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, y la postrera educación en París con Leon Coignet, tiñeron las primeras obras de un severo pero correcto academicismo. Hombre viajero y cosmopolita de buenas y cualificadas amistades, no envió nunca una obra a las exposiciones nacionales, pero sí fundó junto a Giuseppe de Nittis, su amigo belga Alfred Stevens y el galerista George Petit, la Exposition Internationale de Peinture, cuyo fin último era la promoción del arte foráneo en la capital artística por antonomasia del fin de siècle: París. Del primer academicismo pasó después a una pintura más decorativa y fresca, continuando en cierto sentido la carrera de su cuñado Fortuny, por el realismo refinado trasladado a la tela a través de una sutil y estudiada gama cromática que alcanza cotas de maestría en las obras inspiradas en su modelo y amante Aline Masson, en que combina el efecto amable del motivo con el primor en la ejecución. Destacó también en el retrato, haciendo del género una de sus especialidades; no en vano su padre había sido un excelente retratista, de quien aprendió sin duda Raimundo, que añadió un toque personal al retrato elegante francés del Segundo Imperio el cual, en definitiva, hundía sus raíces en la retratística inglesa del siglo anterior.











2 comentarios:

CarmenBéjar dijo...

Nunca me había parado a contemplar los magníficos retratos de este pintor, un miebro más de una saga de pintores que comprende a José, Federico y Raimundo. La primera ocasión que tuve de comparar sus obras fue en una pequeña exposición dedicada al retrato español en Salamanca. Una delicia.

Un besazo

PACO HIDALGO dijo...

Sensualidad y elegancia desprenden estos retratos de un pintor poco conocido. Conocía mucho más a su padre, el neoclasicista Federico Madrazo. Saluditos.